¿Puede un trabajador seguir cobrando el paro con un contrato mercantil?

contrato mercantil paro

En situaciones de crisis económicas, en los que las empresas prefieren no correr riesgos ni comprometerse y los trabajadores tienen dificultades para encontrar un puesto laboral, aumentan las propuestas de realizar contratos mercantiles frente a los laborales.

Ante esta situación, son muchas las dudas que te pueden surgir sobre la conveniencia o no de aceptar este tipo de contrato. Desde los requerimientos  de este tipo de convenios, sus ventajas e inconvenientes, hasta si se estás cualificado para asumir este compromiso y las renuncias y sacrificios que puedan suponer.

¿Se puede cobrar el paro y tener un contrato mercantil?

Una de las cuestiones que más dudas plantea  hace referencia a  la posibilidad de cobrar la prestación contributiva o paro  al mismo tiempo que se está trabajando con un contrato mercantil. Una de las modalidades de los contratos laborales es el contrato a tiempo parcial. Este tipo de acuerdo se caracteriza porque el trabajador realiza una jornada laboral inferior a la jornada completa, lo que conlleva unos ingresos inferiores,  proporcionales a la jornada que realiza. En este caso se contempla la opción de que el trabajador pueda desempeñar su función y cobrar al mismo tiempo parte del paro o del subsidio por desempleo, según sea su situación. No obstante, no cobrará la totalidad de la prestación. El SEPE (Servicio de Empleo Público Estatal) le reducirá la parte proporcional a las horas que trabaje. Es decir, si el trabajador realiza una jornada parcial de 20 horas semanales y la jornada completa es de 40 horas semanales, el SEPE le reducirá el 50% de la prestación. Sin embargo, esto no pasa con los contratos mercantiles, ya que en este tipo de relación, el trabajador debe estar dado de alta como empresa en la modalidad jurídica que haya elegido (autónomo o sociedad). Al ser una empresa  no tiene los derechos ni obligaciones del resto de trabajadores. En este caso, pese a que el trabajador realice una jornada parcial, no podrá beneficiarse de ningún tipo de ayuda o prestación por desempleo. Por este motivo, antes de aventurarte y darte de alta como empresario, debes meditar y tener claras las condiciones de tu contrato mercantil y analizar si realmente será rentable. Si te encuentras cobrando algún tipo de prestación y te ofrecen la posibilidad de realizar un contrato mercantil, pero los ingresos van a ser bajos, seguramente te plantees la opción de no darte de alta, para beneficiarte de ambas contribuciones. Es cierto que los inicios son difíciles y que toda ayuda es poca. Contar con unos ingresos económicos seguros es una tentación difícil de rechazar, especialmente si no se tiene la seguridad de que el negocio vaya a ser rentable. Pese a que la idea pueda parecer atractiva y sugerente debes tener en cuenta que podrías estar incurriendo en un doble delito, castigado, por norma general, con una penalización económica.

  • Por un lado estarás realizando un trabajo sin estar dado de alta.
  • Por otro, estarás cobrando una prestación a la que legalmente no tendrías derecho.

Si no quieres arriesgarte a ser descubierto y tener que abonar la sanción impuesta, deberás decantarte entre:

  • Continuar cobrando el paro. Mientras puedes analizar tus posibilidades, formarte y planificar tu futuro laboral.
  • Dar de alta tu negocio, ya sea como autónomo o empresa, e informar de tu decisión a la oficina de empleo.
  • Capitalizar el paro. Otra opción es solicitar el pago único para  invertirlo en tu negocio.