¿Puede tu pyme competir con un gigante?

Las pequeñas y medianas empresas parece que siempre se ven desprotegidas ante las grandes compañías. Poder hacerle frente a grandes marcas y cadenas, que disponen de medios y recursos con los que tú no cuentas, puede parecer misión imposible. Sin embargo, la realidad demuestra que esto no es así y que muchas empresas sobreviven, incluso compiten, con los gigantes del mercado. ¿Cómo lo consiguen? ¿Qué estrategias usan? ¿Cómo tu empresa puede competir contra grandes compañías?

Arm Wrestling Foto sin derechos de autor

 

Qué puedes hacer para ser más competitivo

Adelantar a tus rivales y obtener mejores resultados no es sencillo, especialmente cuando se trata de grandes organizaciones con presencia internacional. No obstante, las pequeñas y medianas empresas disfrutan de una serie de ventajas, que debes conocer y saber exprimir, para obtener resultados positivos que te permita ser más competitivo y crecer de manera progresiva.

  • El trato al cliente, la clave de tu éxito.

La atención al cliente es una de las principales claves para el éxito y un factor a tu favor. Por norma general, las pyme están más capacitadas para ofrecer un mejor trato al cliente, más personal, familiar y cálido.

Debes esforzarte por conocer a tu clientela, llamarla por su nombre, conocer sus hábitos, sus costumbres y gustos, demostrarles que realmente son importantes para ti, preocuparte por ellos y generar una gran confianza. Se trata de establecer un vínculo afectivo, que el cliente se sienta cómodo, querido y valorado, para potenciar su fidelidad.

  • Selecciona tu segmento de mercado.

La especialización puede abrirte las puertas del éxito. Si no puedes hacerle competencia a las grandes marcas de tu sector, no tires la toalla. Realiza un análisis de mercado y busca qué segmentos de población no tienen sus necesidades cubiertas, para dirigirte a alguno de ellos de manera especial. El volumen de clientela será más reducido, sin embargo  más seguro.

  • Trabaja tu capacidad de adaptación.

Adaptarse a los cambios es fundamental para poder subsistir en un mercado competitivo como en el que te encuentras inmerso. Por eso, siempre debes estar dispuesto a introducir los cambios que sean precisos, a buscar nuevos métodos y estrategias que te ayuden a alcanzar tus objetivos.

  • Ofrece calidad.

La calidad debe ser tu máxima. Ofrece servicios de calidad centrados en el cliente, en su satisfacción, y vende productos seleccionados que ofrezcan garantía y seguridad. Los pequeños detalles son muy importantes y tú puedes cuidarlos mejor que una gran compañía.

Tú mejor que nadie sabe lo que quiere tu público objetivo, por eso, debes esforzarte por ofrecerles aquello que necesitan y desean, y mejorar en aquellos aspectos que tus clientes más valoran.

  • Procura mantener precios competitivos.

A no ser que ofrezcas productos de lujo para un público muy exclusivo, tus precios también deben ser competitivos si quieres tener alguna oportunidad dentro del mercado. Analiza los precios de tu competencia y valora cómo puedes mejorar las ofertas de tu competencia.

  • No te olvides de darte a conocer a través de internet.

Internet es el máximo rival que actualmente tienes, ya que todo lo que tus clientes deseen lo pueden obtener a través de la red, sin embargo, también puede ser una gran fuente de oportunidades.

Diseña una página web atractiva, crea un blog en el que ofrecer contenidos de valor, selecciona un par de redes sociales para estar en continuo contacto con tu mercado meta, incluso puedes abrir tu negocio online si cuentas con las herramientas necesarias. Se trata de estar presente en el mundo online para darte a conocer y mejorar tu posicionamiento en el mercado.