Protocolo familiar. Qué es y qué no es

4.Protocolo-que-es-

El Protocolo familiar es un mecanismo exclusivo de las empresas familiares, que expresa la voluntad siempre consensuada de todos los miembros de la familia para regular las situaciones conflictivas que puedan suceder en la compañía. Además, es la principal herramienta para la profesionalización de la gestión de la empresa y para la profesionalización también de la familia.

Ante todo, se destaca la importancia del consenso de todos los miembros de la familia, ya que no es posible su imposición por una parte al resto, ni tampoco se debe alcanzar por votación. Solamente puede ser negociado y aceptado por todos los miembros, siendo el acuerdo más beneficioso para la familia y también la empresa. Un dato que no se debe dejar pasar por alto es que de cada 100 empresas familiares que se acercan a la segunda generación, sólo sobreviven 30 y de estas, solo 15 continúan hasta la tercera generación. Así, el protocolo se presenta como el instrumento para ayudar a los familiares que dirigen una compañía a llegar a acuerdos para solventar los diferentes conflictos hablados anteriormente entre otros. Algunas de las pautas que se proponen para elaborar un protocolo eficaz, que tenga utilidad y vigencia futura son:

  • Definir principios generales: no intentar solucionar causas futuras, ya que es una tarea imposible.
  • Ser breve: el proceso de construcción del protocolo es complejo y largo, sin embargo el documento debe ser lo más breve y sencillo posible. Con eso se conseguirá mayor eficacia en la transmisión de ideas, principios y valores.
  • No intentar atarlo todo: dejar que los descendientes encuentres sus propias soluciones a los nuevos problemas.
  • El protocolo es una guía para la familia en su relación con la empresa: no intentar dirigir la empresa a partir del protocolo. Esta ya tiene el suyo propio.
  • El protocolo ha de estar vivo: su destino no debería ser acabar en una estantería, por lo que es una razón obvia por la que debe ser breve y fácil para todos.
  • Buscar el enfoque propio: hay muchas empresas con protocolos intercambiables. El protocolo de una empresa no debe ser simplemente uno más, sino que debe adaptarse a la naturaleza específica de la organización para la que se crea.
  • No tener miedo a lo intangible: los valores y principios deben regir los comportamientos.

El protocolo como proceso

El protocolo familiar es un proceso, no un documento. Es decir, lo importante no es el documento sino el proceso de comunicación reflexiva que se ha llevado a cabo entre todos los miembros de la familia para ponerse de acuerdo, para consensuar su postura respecto a la empresa. Deben concentrarse en el camino, no en el destino. La firma del documento no es el final, es solo el principio, la construcción del documento debe estar viva en los años futuros y con la llegada de los herederos.