Preguntas frecuentes sobre el contrato mercantil y cómo afecta al paro

contrato mercantil paro

Al ser una de las modalidades de contratación más usadas en el campo empresarial, el contrato mercantil supone una serie de características, requisitos y condicionantes que todo trabajador debe conocer en profundidad. A continuación respondemos a algunas de las dudas más frecuentes sobre sus usos y las situaciones en que podría llegar a afectar el cobro de las prestaciones por desempleo.

¿Cuál es la diferencia entre un contrato laboral y uno mercantil?

Varias. Para empezar, el contrato laboral es aquel que se firma entre un trabajador y una empresa, lo que conlleva una relación de subordinación y dependencia. El contrato mercantil, en cambio, no supone esa subordinación. Las partes contratantes pueden ser dos empresas o una empresa y un trabajador autónomo, lo que supone que el contratado figure en situación de alta en cualquiera de las dos modalidades: autónomo o sociedad. Aparte, el sujeto contratante no adquiere ninguna obligación por el pago de las prestaciones sociales, como sí ocurre en el contrato laboral ordinario.

¿Se puede cobrar el paro o cualquier tipo de prestación social con un contrato mercantil a la vez?

La ley lo prohíbe. No hay ninguna figura de contrato mercantil que abra la puerta a una opción intermedia, como sí ocurre con cierto tipo de contratos laborales ordinarios, generalmente de media jornada o que contemplen jornadas por debajo de las 40 horas semanales. En esos casos, la prestación se reducirá según el número de horas cotizadas. Por el contrario, al firmar un contrato mercantil el trabajador renuncia a cualquier clase de ingreso derivado de las prestaciones sociales (en caso de que las estuviera cobrando antes de la firma del contrato).

¿Qué puede pasar si se hacen las dos cosas al mismo tiempo?

En caso de que el trabajador no esté dado de alta, habría incurrido en una práctica que popularmente se conoce como el «cobro en negro» o el «cobro en b». Es decir, un ingreso no declarado. Lo cual significa acceder a una ayuda a la que no se tiene derecho. La acción implica una doble falta al desempeñar un trabajo sin haberse dado de alta en el Sistema de Seguridad Social.

¿Qué opciones tiene alguien que se encuentre en esta situación?

Primero, valorar los riesgos que supondría firmar un contrato mercantil y dejar de cobrar el paro. Si el trabajador no está seguro de la viabilidad de lo que le ofrece el contrato, lo más recomendable es que siga cobrando el paro y que amplíe su formación laboral. Sin embargo, si es un emprendedor que tiene una idea de negocio, lo ideal es darse de alta como autónomo y notificar la decisión a su oficina de empleo correspondiente. Una última opción puede ser capitalizar el paro, es decir, pedirlo en un pago único para invertirlo en un proyecto de empresa.

¿Los trabajadores autónomos tienen derecho al paro?

No. Hasta el momento, la legislación vigente no establece ninguna posibilidad al respecto. Pese a que el trabajador realice una jornada parcial, no puede beneficiarse de las ayudas del Sistema Público de Empleo (SEPE). Es uno de los riesgos que implica ser autónomo. Por eso, antes de darse de alta como autónomo, es recomendable que el trabajador analice la decisión en función de sus  proyecciones laborales.

¿Cuál es el aporte que debe hacer el trabajador autónomo a la Seguridad Social?

Las cuotas de un trabajador autónomo dependen de la base de cotización a la que se haya acogido. Por lo general, es un porcentaje de los ingresos declarados durante su actividad laboral.