¿Por qué necesito un software para la gestión de proyectos?

Por que necesito un software para la gestion de proyectosLa gestión de proyectos han cobrado una gran importancia en las empresas. Además de constituir una herramienta para desarrollar productos o servicios, los proyectos están convirtiéndose en una forma de trabajo estratégica útil para sobrevivir en el actual entorno competitivo.

Ya sirvan para crear nuevos servicios y productos, sean proyectos de desarrollo, de reorganización o de cualquier otro tipo, su gestión mediante metodologías alineadas con la estrategia organizacional se traduce en numerosas ventajas para la empresa. Más allá de servir para gestionar el cambio organizacional, el software para la gestión de proyectos aporta beneficios en términos de costes o manejo eficiente de recursos, calidad o, por ejemplo, cumplimiento de plazos. Igualmente, en el caso de que la estrategia de la empresa se desarrolle por proyectos, también ayudará a la mejora del negocio en sí. Dentro de este contexto, el uso de softwares específicos se revela como la mejor opción para la implementación de proyectos con eficacia. Básicamente, del mismo modo que un project manager ayuda en el diseño y control de los proyectos, los programas y aplicaciones son una herramienta de gestión empresarial clave para una aplicación eficiente.  

 

Un diseño de software adaptado

El diseño de software de los gestores de proyectos será más o menos idóneo en función de las distintas características del proyecto. Su filosofía de desarrollo puede obedecer a modelos básicos (modelo cascada, modelo de prototipos o desarrollo formal por etapas) o bien modelos iterativos, como el desarrollo incremental o en espiral. La elección de unos u otros se realiza en función del proyecto, además de considerarse las distintas circunstancias y el tipo de organización en la que se va a desarrollar, tiempo disponible, presupuestos, requerimientos del cliente u objetivos a alcanzar. También se suele optar por una metodología híbrida si realmente se adapta mejor al caso concreto. Aunque a priori no existe una opción mejor que otra, a la hora de determinar el ciclo de vida de desarrollo del software cada proyecto optará por un enfoque acorde con sus necesidades. Frente a las soluciones tradicionales, normalmente asociadas al modelo cascada, la metodología ágil está orientada a generar y entregar valor de forma temprana. Se trata de un nuevo enfoque de gestión de proyectos que permite añadir cambios en cualquier momento, así como una mejora continua, con la posibilidad de ceñirse a escalas de tiempo y presupuesto fijo.  

Ventajas de los gestores de proyectos

En el día a día, el uso de gestores de proyectos se hace necesario para llevarlos a cabo de manera óptima, sobre todo cuando se trabaja en equipo y se precisa controlar cada uno de los proyectos de una empresa. No en vano, el cumplimiento de los objetivos y la gestión eficaz de los proyectos son esenciales para culminarlos con éxito. La aplicación de metodologías idóneas, la planificación y el control serán más sencillos a través de soluciones de software para la gestión de proyectos. Actualmente, puede afirmarse que el software de gestión de proyectos es un elemento imprescindible para su control integral, con eficiencia y comodidad. Su utilidad abarca desde el área de la planificación, desarrollo, producción y relación con los clientes hasta la coordinación de los distintos proyectos de la empresa. Por otra parte, facilita el registro de tareas y trabajadores implicados en los mismos. Dependiendo de sus funcionalidades y necesidades del usuario, el control lo realizará una sola persona, se permitirá la participación de varias de ellas o de todo el equipo. Su uso, por lo tanto, facilitará la el seguimiento y coordinación de trabajos en grupo según nuestras necesidades. Los gestores de proyectos, en fin, son herramientas versátiles y multifuncionales. Están diseñados para planificar y supervisar tareas, controlar costes, gestionar los flujos de información, y poder interactuar con los demás sistemas de gestión de las empresas.