¿Por qué hay que pensar en la expansión internacional?

5. Por que pensar en la expansion

Son muchas las razones que han llevado a las empresas familiares españolas a internacionalizarse en los últimos años. A pesar de las incertidumbres y los riesgos que un proceso tan complejo como este suponen, además de los posibles conflictos familiares por desacuerdos en la estrategia a seguir, en muchos casos la entrada en los mercados internacionales se ha utilizado como opción cuando se encontraba en juego la propia supervivencia de la compañía. Escenario local más saturado Que una compañía, sea familiar o no, decida en contra de iniciar su expansión internacional no va a impedir que su competencia prefiera lo contrario. La globalización ha tenido muchos efectos económicos, entre ellos la aparición en mercados locales de una mayor oferta de productos que provienen de empresas extranjeras. De este modo, la competencia ha aumentado drásticamente y han surgido nuevas maneras de competir. Mercados globales en crecimiento A pesar de la recesión económica a nivel mundial, algunos países han conseguido mantener su crecimiento a ritmos imposibles para el mercado español. Conocerlos y ser capaz de introducirse en ellos puede implicar salvar la cuenta de resultados. De hecho, las exportaciones siguen una tendencia de crecimiento año a año, con lo que las empresas que las llevan a cabo consiguen mantenerse a flote de forma más desahogada que las que optan por desarrollar su actividad en el interior de nuestras fronteras.

Mayor ventaja competitiva La puesta en marcha de una estrategia internacional repercute en una garantía mayor de subsistir e incluso aumentar las ventas por varios motivos:

  • Diversificación de los mercados: a veces las crisis económicas son globales, pero otras aparecen localizadas geográficamente. Una penetración en varios mercados diferentes hace que el riesgo sea menor. Por otro lado, llega un momento en el que el mercado nacional se queda pequeño, con lo que la expansión se hace inevitable.
  • Disminución de costes: poseer una infraestructura internacional posibilita deslocalizar los medios de producción, de forma que el ahorro de costes es considerable, haciendo a la empresa más competitiva.
  • Globalización de los proveedores: operar a nivel internacional permite seleccionar los proveedores más eficientes y competitivos.

Mayor perspectiva Conocer y operar en los mercados internacionales dota a la empresa familiar de un conocimiento impagable a la hora de detectar nuevas oportunidades o nichos de mercado, tengan que ver o no con la naturaleza del negocio actual.  

 

Fuente imagen: Flickr / Yusuf C