Organización de empresas enfocada a reducir costes

Organización de empresas enfocada a reducir costes

El escenario global en el que hoy se mueven las empresas ha supuesto una importante influencia a la hora de marcar la evolución de su organización. En los últimos años, las transformaciones han sido notables, y la reducción de costes ha sido uno de los principales factores de cambio.

La tendencia hacia una estructura horizontal, más democrática y creativa, obedece a objetivos de producción orientados a aumentar la competitividad y bajar costes. En concreto, se busca una redistribución del poder que otorga una mayor autonomía fomenta la productividad en el actual entorno competitivo. La organización empresarial puede obedecer a distintas necesidades y enfoques, pero sobre todo a una suma de ellos, si bien la reducción de costes es uno de los más comunes. De hecho, una de las alternativas más sencillas para minimizar costos es enfocar la estructura de la organización de forma que el proceso productivo sea más ágil.  

 

  Por el contrario, una estructura compleja se traducirá también en un mayor coste, sobre todo cuando no se adapte a la realidad de la empresa. Simplificarla, así pues, puede proporcionar una reducción inmediata de los costos operacionales. Lograrlo requerirá buscar esa estructura empresarial que prescindiendo de algunos de sus elementos sigue permitiendo operar, sin la opreción de los corsés que suponen los conceptos teóricos implementados de forma deficiente. Entre otras medidas, deberán hacerse análisis de las funciones y puestos claves para determinar cuáles son los realmente imprescindibles, conocer la capacidad de los equipos para determinar sus posibilidades, optimizar procesos y procedimientos. Básicamente, se busca reducir los costos operacionales y aumentar la productividad a través de una adecuación del organigrama a la realidad de la empresa. En algunos casos, podría ser recomendable variar el organigrama mismo, ya sea optando por su forma piramidal, en la que abundan los mandos intermedios, u horizontal.

El modelo de futuro: crecer reduciendo el tamaño

El libro "La organización de empresas. Hacia un modelo de futuro", de Fernando Giner de la Fuente y María de los Ángeles Gil, destaca el papel de las Tics como responsable de muchos de los cambios fundamentales que han sufrido las organizaciones en las últimas tres décadas. Los autores subrayan la reducción de costes que éstas han proporcionado, así como el potencial de la división del trabajo para que la empresa sea más dinámica, innovadora y creativa. La evolución de la organización de las empresas está relacionado con las diferentes maneras de transformar la división de trabajo para ganar en competitividad. Lógicamente, ello implica reducir costes, y se traduce en un modelo de crecimiento que maximiza el rendimiento y tiende a reducir el tamaño de la organización. El libro también señala que los nuevos modelos de organización suelen inclinarse por el enfoque colaborativo. En la práctica, la colaboración se refleja tanto en el esquema del mismo organigrama, que evoluciona desde la forma piramidal a la horizontalidad, si bien la casuística puede aconsejar lo contrario. A su vez, para el logro de una mayor eficiencia aumenta la externalización, con el consiguiente incremento de la demanda de trabajo contratado o temporal.