¿Necesitas financiación para tu pyme? Descubre el crowdlending

Necesitas financiación Descubre el crowdlending

La financiación es un aspecto fundamental en el mundo empresarial. Toda empresa necesita obtener recursos económicos tanto para comenzar su actividad como para continuar desarrollándose y creciendo. Sin embargo, obtener recursos económicos con los que financiar los proyectos empresariales es uno de los mayores problemas con los que se encuentran los emprendedores y empresarios. Hasta hace unos años, la mayoría de los emprendedores se servían principalmente de sus ahorros y de la ayuda económica de familiares y amigos que, combinado con los préstamos financieros, hacían posible poner en marcha los nuevos proyectos empresariales.

Sin embargo, con la llegada de la crisis, las entidades financieras han ido exigiendo cada vez más requisitos que han incrementado las dificultades para poder obtener la financiación necesaria. Este impedimento, ha favorecido el surgimiento de nuevos movimientos y métodos de financiación alternativos a los métodos tradicionales, entre los que se encuentran métodos centrados en el “peer to peer”, como son el “crowdlending”  o el “crowdfunding” que cada vez cuenta con un mayor número de seguidores.

Nuevos métodos de financiación alternativos

Las dificultades para obtener créditos con los que financiarse las empresas han promovido el surgimiento de diversas fuentes de financiación alternativas entre las que se encuentran los “business angels”, los “fondos de capital de riesgo”  o los métodos centrados en el “peer to peer”, como es el caso del “crowdfunding” o el “crowdlending”. El creciente desarrollo y uso de internet y las redes sociales, han promovido el crecimiento de estas últimas alternativas de financiación basadas en el “peer to peer” o “P2P”. Estos modelos de financiación se caracterizan porque el crédito se obtiene gracias a la participación de un grupo de particulares que desean invertir en un determinado proyecto empresarial. Uno de los más populares es el “crowdfunding” en el que varios particulares participan, bien de manera desinteresada o a cambio de algún bien o acción, en la financiación del proyecto. Sin embargo, no es el único tipo de financiación colectiva que existe. En el último año, el “crowdlending” ha crecido de manera considerable en nuestro país, pero ¿en qué consiste este tipo de financiación y en qué se diferencia del “crowdfunding?  

Características del crowdlending                                           

El término “crowdlending” hace referencia a un tipo de financiación colectiva, igual que el “crowdfunding”. Sin embargo, a diferencia de este último, el primero tiene un marcado carácter lucrativo. El “crowdlending”, del inglés “crowd” (colectivo) y lending (préstamo),  se caracteriza por ser un préstamo que realizan los inversores particulares a las empresas. Éstos actúan como entidades de financiación, sin embargo el tipo de interés que las empresas deben devolver suele ser más económico que el impuesto por las entidades de crédito. El interés puede variar en función del riesgo de la inversión. En este tipo de inversiones no actúa ninguna entidad bancaria. Son personas particulares las que prestan la cantidad deseada (puede variar según los proyectos y las plataformas) a los empresarios para que pongan en marcha su proyecto o puedan realizar las intervenciones precisas para continuar desarrollando su actividad y crecer. La dinámica general que suele seguirse en este tipo de inversiones es que la persona o empresa interesada describe su proyecto a la plataforma en la que desea participar. Esta plataforma, que actúa como intermediaria entre los inversores y empresarios, analiza la viabilidad del proyecto y, en caso favorable,  sube el proyecto y establece las condiciones del préstamo. En ese momento, los particulares que lo deseen pueden participar y convertirse en inversores, aunque, por norma general, suele establecerse un periodo máximo de tiempo para que los inversores respalden el proyecto. Esta fórmula de financiación, mucho más popular en otros países como Estados Unidos o Alemania, está siendo cada vez más considerada en España. Tanto es así, que ya se está regulando este método colaborativo de financiación .