Motivación, liderazgo y autoayuda, tres conceptos clave para el éxito.

Motivación, liderazgo y autoayuda

¿Qué tienen en común la motivación, el liderazgo y la autoayuda? En principio, estos tres términos no parecen tener demasiada conexión entre sí, sin embargo, son tres acciones indispensables para obtener el éxito empresarial.

Comprender la relación entre estos tres conceptos puede resultar complicado, sin embargo si analizamos cada una de estas palabras y sus implicaciones, es fácil entender las conexiones establecidas entre ellos.  

La autoayuda, la base para la superación

El término autoayuda significa ayudarse a uno mismo, sin necesidad de recurrir a los demás para que te ayuden a resolver tus dudas o afrontar tus problemas. Sin embargo, para poder ayudarte a ti mismo, es imprescindible que te conozcas a fondo, que descubras cuáles son tus capacidades, tus destrezas, en qué aspectos destacas pero, en especial, es necesario que identifiques y aceptes tus limitaciones, aquellas habilidades que necesitas mejorar o desarrollar. Una vez que eres consciente de tus posibilidades y limitaciones, es el momento de aprender las estrategias, métodos y herramientas que te serán útiles para autoayudarte. Pero, ¿para qué necesitas la autoayuda? Gracias a esta habilidad, dispondrás de las herramientas necesarias para afrontar cualquier problema, para buscar soluciones creativas y superar cualquier dificultad. Saber cómo ayudarte equivale a conocer cómo conseguir respuestas a tus preguntas, si sabes cómo obtener los recursos que necesitas o qué herramientas necesitas para mejorar.

La motivación, el motor para el cambio

Por otro lado se encuentra la motivación, es decir, la capacidad para impulsar a la gente, para generar movimiento y cambios importantes en la conducta e incluso en la forma de pensar. La motivación es esencial para superar los obstáculos que te encontrarás en el camino hacia el éxito. Estar motivado significa tener la fuerza, las ganas y la energía suficiente para no decaer ante las adversidades, para mantener el nivel de ilusión, para continuar el camino sin rendirte. Sin embargo, tan necesario como estar motivado es saber cómo motivar a tu  equipo de trabajo. Cuando la empresa no depende sólo de ti, sino que tienes a profesionales trabajando para ti, debes desarrollar la capacidad de motivar a tu grupo. Necesitarás conocer a cada miembro de su equipo, sus gustos y necesidades, saber qué es lo que les mueve y hacerles sentir que el proyecto también es suyo, para que den lo mejor de sí mismo y no abandonen en  el peor momento.

El liderazgo, la habilidad para alcanzar las metas

En cuanto al liderazgo, este es la habilidad de liderar, es decir, de orientar y guiar a todos los miembros de tu equipo de trabajo hacia un mismo objetivo. Liderar no es mandar, no es imponer ni forzar. Liderar es saber comunicar y escuchar, entender a cada uno de los miembros de tu equipo, buscar soluciones conjuntas para superar las dificultades y llevar a cabo los proyectos emprendidos. Un verdadero líder conoce a su equipo, les escucha, respeta y tiene en cuenta sus opiniones y sugerencias, les motiva, les ayuda en su proceso de desarrollo, saca lo mejor de cada uno de ellos y consigue que todos aúnen sus fuerzas para superar los retos y alcanzar el éxito.   Sin embargo, para convertirte en un gran líder, es necesario que te conozcas a fondo, que dispongas de las herramientas necesarias para ayudarte a ti mismo y a los demás y, en especial,  que estés muy motivado y sepas como motivar a tu equipo para alcanzar el éxito empresarial.