Los consejos de las empresas familiares británicas más antiguas

Los británicos se caracterizan por ser una sociedad bastante apegada a la tradición, donde los valores como la familia, la artesanía y el pequeño comercio son muy apreciados. Por ello, Gran Bretaña cuenta con tres millones de empresas familiares (datos del Instituto de Empresa Familiar, IBF), muchas de las cuales cuentan con más de cuatro generaciones.

Captura de pantalla 2014-06-13 10.47.40

Por este motivo, la BBC Magazine ha querido recopilar los consejos que han permitido a las familias más antiguas mantener su negocio durante tantas décadas. ¿Cuáles son sus secretos?

Servicio al cliente personalizado y atento

Este es el truco de Richard Balson, el tatara-tatara-nieto de Robert Balson, el primero de la familia en vender carne en Dorset, allá por 1515. La familia ha sobrevivido la peste bubónica de la época victoriana, reveses económicos y trágicos accidentes familiares, pero su negocio perdura por sus productos especializados (carrilleras de buey y cerdo, por ejemplo) y por “ayudar a resolver los problemas de los clientes desde detrás del mostrador”.

El mismo lema mantiene C Hoare & Co, un banco independiente inglés establecido en 1672. “Trata a los demás como te gustaría ser tratado”, es el valor fundamental de la familia, que ahora se encuentra en su décima generación.


 

Innovación constante

En una época en que la construcción no es el sector mejor tratado (solo en Gran Bretaña 7.000 empresas se han declarado en quiebra desde 2008), R Durtnell & Sons ha sabido encontrar nuevos nichos de trabajo que le han permitido superar la recesión. Desde casas de campo a viviendas de protección oficial, junto a una buena gestión, esta constructora es una de las empresas más antiguas del país.

Inversión y compromiso

William Lea empezó moliendo avena en en 1675 en Cheshire y 15 generaciones después, la compañía aún sigue operando. “La tecnología avanza y tenemos equipos nuevos, para dar respuesta a la demanda, pero el principio de cómo hacemos las cosas sigue igual”.

Sobrevivir a la II Guerra Mundial dio a la familia la perspectiva necesaria para entender que la inversión en innovación era esencial si quería ser capaz de satisfacer la demanda de alimentos.

Una buena ubicación

Un consejo muy apropiado para negocios B2C como el de James Lock & Co, un establecimiento de sombreros que tuvo visión para montar su negocio en un barrio en expansión de la capital londinense, el West End. Con el tiempo se convirtió en una zona burguesa, y sus productos han sido llevados por personalidades tan importantes como Churchill y Chaplin. La familia sigue fabricando y vendiendo sombreros desde 1666.


Fuente imagen: Thinkstockphotos