Los bancos empiezan a conceder más créditos a las empresas

Prestamos bancarios empresa

Durante el primer trimestre del año se observa un favorable cambio de tendencia en la predisposición de los bancos a la hora de conceder préstamos a emprendedores y pymes. Según datos del último boletín económico del Banco de España, se detecta un mayor número de solicitudes de financiación a las entidades bancarias por parte de las empresas.

En concreto, la Encuesta sobre préstamos bancarios en España: abril de 2015, arroja datos positivos que constantan una tendencia ascendente en las solicitudes de financiación de empresas durante el primer trimestre de este año. Pese a que no se han modificado los criterios de aprobación de préstamos durante el periodo, otros factores explican el cambio. Principalmente, han influido una disminución de los tipos de interés y un paralelo aumento de las existencias y del capital circulante,  siempre según las mismas fuentes.  

Datos esperanzadores en la eurozona

Estos cambios han propiciado un cambio de escenario que resulta más amigable para las pymes y los particulares. Según datos del Banco Central Europeo (BCE), en marzo se registró el primer dato positivo en 35 meses en la concesión de préstamos bancarios al sector privado en la eurozona, con un avance interanual del 0,1 por ciento. Aunque todavía estamos en números negativos, pues las empresas registraron un descenso del 0,6 por ciento (frente al 0,7 de febrero), es un dato esperanzador que cambia la tendencia y pone fin a tres años de contracción del crédito a familias y empresas.

Mejora de las condiciones

Las cifras del último boletín publicado por el Banco de España también confirman este cambio de percepción y una mayor flexibilidad bancaria a la hora de conceder préstamos. Las pymes no solo vuelven a acudir a los bancos en busca de soluciones financieras. Además, se ha producido un crecimiento de las solicitudes de crédito bancario de pymes mayor que el de las grandes empresas españolas. El boletín subraya que la suavización de las condiciones a la hora de contratar un préstamo en España se centra, sobre todo, en los márgenes aplicados. En el primer trimestre la mejora se observa tanto en operaciones ordinarias como de riesgo. Asimismo, los margenes se redujeron porque ha jugado un papel importante el aumento de la presión competitiva y una disminución de los costes de financiación para las entidades. Secundariamente, ha influido un cambio de percepción de riesgos a favor del solicitante del crédito. Otras condiciones no variaron de forma significativa en España, pero podrían acabar haciéndolo, pues sí lo hicieron en la eurozona, si bien tímidamente. Todo hace indicar que podríamos estar ante un inicio de tendencia que todavía supondría mayores ventajas para el sector privado y la economía en general. El informe también pone el foco en la creciente importancia de soluciones de financiación alternativas, muchas de ellas ligadas al entorno digital, lo que ha supuesto un revulsivo para la banca. El informe considera muy probable que este boom de nuevas opciones haya influido también  a la hora de volver a conceder créditos, alertados por la competencia que suponen estas nuevas fórmulas.