Las apps no entran en los planes de las pymes

Apps pymes

El mercado de las aplicaciones móviles, conocidas como "apps", no deja de crecer en todo el mundo, pero las pequeñas y medianas empresas (pymes) no las consideran una prioridad. Al menos, no hasta ahora, según revela el resultado de un reciente estudio presentado por Clutch.

Su potencial está fuera de toda duda, y su efectividad a la hora de generar negocio también está más que contrastada, pero solo un 15 por ciento de las empresas consultadas dispone de una aplicación móvil propia. Su implementación tampoco entra en los planes la mayor parte de las empresas pues, siempre según el mismo informe, un 40 por ciento no prevé tenerla en un futuro próximo y un 18 por ciento duda al respecto.  

Las apps, claves para obtener una ventaja competitiva

Se da la circunstancia, por otra parte, de que España es líder europeo en penetración de smartphones, con un 81 por ciento de teléfonos inteligentes sobre el total de móviles, lo que supone diez puntos por encima de la media, según el úlitmo informe anual de Fundación Telefónica titulado "La Sociedad de la Información en España". Además del boom de los teléfonos inteligentes, existen otros dispositivos móviles que también son productos de consumo masivo, como las tabletas digitales y, en un futuro cada vez más cercano, cobrarán un creciente protagonismo una amplia variedad de dispostivos del Internet de las Cosas, abriendo todo un mundo de posibilidades para la aplicación de soluciones tecnológicas beneficiosas para las empresas. El informe también recoge que en el país hay 23 millones de usuarios activos de aplicaciones, que realizan 3,8 millones de descargas de aplicaciones, lo que supone un aumento del acceso a internet y una crececiente movilidad. En concreto, la compra es uno de los principales usos de Internet, con un total de 14,9 millones de internautas realizando alguna compra a través de Internet en 2014, de los que casi dos millones lo hicieron por primera vez durante ese año. A pesar de estos inmejorables indicadores, las pymes no se lanzan a crear sus propias aplicaciones con la decisión que cabría esperar. Los expertos apuntan que este escaso interés se debe más a una falta de información sobre su potencial que a razones económicas. La posibilidad de adaptar la app a las distintas necesidades de cada empresa convierte a estas soluciones tecnológicas en una herramienta con una gran verstatilidad. Por lo tanto, será más fácil poder sacar partido de una app personalizada no solo en lo que respecta a las pymes de sectores como el comercio o el turismo, sino también para muchas otras. Los expertos también señalan la importancia de utilizar aplicaciones a nivel interno, ya sea diseñados a la medida de las necesidades de la empresa o aprovechando alguno de los muchos que hay disponibles. Su uso ayuda a mejorar la productividad a medio y largo plazo, razón por la que las políticas que solo miran a corto plazo no las contemplan como una opción.