La OCDE pide a España mejorar el crédito para impulsar el tejido empresarial

Subir algunos impuestos, entre ellos el IVA, crear un tejido empresarial más dinámico, agilizar el crédito e incidir más en políticas formativas son algunas de las medidas principales que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pide a España para reforzar su incipiente crecimiento. Las peticiones del organismo buscan aminorar el endeudamiento y ganar en competitividad y reducir el paro, que durante éste y el próximo año espera que sea del 24,6 y el 23,6 por ciento, respectivamente. A su vez, el Club de los países desarrollados ha valorado al alza su pronóstico de crecimiento para el mismo periodo, que prevé de un 1,2% para 2014 y del 1,6% en el 2015, según recoge en último informe bianual. Junto a estas mejores expectativas de crecimiento, conclusión final de su análisis sobre la situación española, la institución hace una serie de recomendaciones generales que pivotan alrededor de una visión conservadora que aconseja a Rajoy no bajar la guardia con las reformas econónomicas, subrayando la importancia de impulsar la economía y recuperar el equilibrio en las cuentas públicas, previsiblemente a partir de 2017.

Subida del IVA y más impuestos ambientales

En el capítulo de los impuestos, la OCDE propone redistribuir la carga impositiva indiciendo más en la imposición indirecta. En concreto, recomienda modificaciones en el sistema impositivo que reduzcan las contribuciones empresariales a la seguridad social para los trabajadores menos cualificados, compensando estas reducciones en un aumento tributario del impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y también a nivel ambiental, por otra parte una importante fuente de financiación municipal. También se aconseja subir el IVA mediante la reducción de las exenciones, el impuesto sobre sociedades y el impuesto sobre la renta, eliminado la deducción por vivienda. Como contrapartida a esta subida del impuesto de valor añadido, se solicita la reducción de impuestos directos, en particular de las cotizaciones, una petición que ya hicieron antes el FMI o Bruselas.

Más créditos y bajar las cotizaciones sociales

El informe, en efecto, considera fundamental una reducción permanente en las contribuciones empresariales a la Seguridad Social. Con vistas a estimular el mercado laboral, se estima que ha de ponerse especial énfasis en la reducción de cotizaciones sociales para los grupos con menos retribución. El organismo internacional apunta que estos grupos más desfavorecidos presentan la mayor elasticidad de la demanda con respecto al salario, por lo que se verían beneficiados con estas reformas, con el consiguiente impulso a las contrataciones. El apoyo al tejido empresarial también requiere agilizar los créditos diversificando las fuentes de financiación, entre otras medidas, como reformar el sistema de licencias y permisos, y acabar con la fragmentación regulatoria de la la ley de unidad de mercado. Profundizar en los cambios para crear empleo y fomentar el crecimiento económico es, en fin, la consigna general que la OCDE traslada al ejecutivo español. A pesar de las reformas emprendidas, se considera que no son suficientes para apoyar el crecimiento económico del modo que se necesita, si bien las previsiones sobre España son relativamente optimistas, sobre todo en comparación con las anteriores manifestaciones realizadas, en las que el pasado mayo se situaban en un 1 por ciento para este año y en un 1,5 por ciento el próximo.