Fortalezas y debilidades de la empresa familiar de cara a su internacionalización

6. Fortalezas y debilidades

Pensar que las empresas familiares no poseen características peculiares que impliquen un comportamiento diferente de cara a una posible internacionalización sería un error.  Ya desde el origen, nacen con una vocación muy concreta y con una filosofía y valores propios. Por eso es necesario reflexionar sobre qué las hace únicas y cuáles de esas características constituyen tanto sus fortalezas como sus debilidades de cara a iniciar una expansión exterior.

 

Fortalezas

  • Conocimiento y experiencia en el negocio: llevan generaciones haciendo lo que hacen y lo hacen muy bien, pues han sobrevivido a innumerables crisis tanto internas como externas.
  • Concentración del conocimiento estratégico en una sola persona y rápida toma de decisiones, lo que evita las filtraciones de información valiosa a los competidores.
  • Compromiso y visión a largo plazo: las empresas familiares son proyectos de vida de sus creadores y descendientes cuando los hijos asumen el control tras la retirada de los fundadores. La familia se siente orgullosa de lo que ha construido y le dedica prácticamente todas las horas del día. Por eso normalmente sus planteamientos se establecen pensando en el largo plazo, más allá de los beneficios inmediatos. Esto favorece la estrategia de internacionalización, proyecto que requiere de tiempo para llevarse a cabo.
  • Cultura empresarial sólida: fruto de este compromiso de todos los miembros de la familia, que se impregna en el resto de trabajadores. Se trata de un recurso intangible que se convierte a la larga en una ventaja competitiva pues facilita que se unan los esfuerzos y que todos los empleados participen en busca del éxito del proyecto internacional.
  • Vínculos de lealtad y confianza, sumados a una buena comunicación: los vínculos familiares que unen a los directivos de la empresa facilitan que las relaciones entre ellos sean más estrechas y marcadas por los principios y valores instaurados en el seno de la familia.
  • Autonomía a la hora de actuar: tanto en la toma de decisiones como a nivel financiero, no dependen del consenso de una junta de accionistas, sino que una o dos personas plantean las líneas de acción y las ejecutan directamente.
  • Preocupación por la calidad de sus productos y la satisfacción de sus clientes, lo que se proyecta más allá del ámbito nacional y contribuye como factor de éxito en la internacionalización.

Debilidades

  • Dificultades para sobrevivir al traspaso generacional: las empresas familiares están planteadas para pasar de padres a hijos. Sin embargo, muchas veces los hijos siguen su propio camino y es difícil encontrar sucesores en la dirección que quieran continuar con el legado de su fundador.
  • Resistencia al riesgo: la mayoría de empresas familiares prefieren desarrollar su actividad dentro de un entorno conocido y bajo control. Pocas son las que dan el salto por iniciativa propia, más bien lo hacen únicamente cuando se ven obligadas por las circunstancias (necesidad de aumentar las ventas). La internacionalización es una apuesta arriesgada y llena de incertidumbres, donde se puede ganar mucho pero también perder el trabajo de toda una vida, pues una gran parte de su riqueza familiar está comprometida en el negocio.
  • Posibilidad de disputas familiares con impacto en el negocio: cuando la visión hacia la internacionalización no es compartida, esto puede originar conflictos y una futura división difícil de solventar.
  • Estructuras poco claras y solapamiento de roles: las funciones se heredan sin que aparezcan descritas en ningún documento, de forma que a la larga se genera cierta confusión en quién hace qué (quién toma las decisiones, quién las ejecuta…). Se trata de estructuras muy flexibles, que pueden suponer una ventaja en otros ámbitos, pero no son muy adecuadas para iniciar procesos de expansión global.
  • Proceso de internacionalización más tardío y lento: como consecuencia de disponer de menos recursos (financieros, humanos y tecnológicos), conocimientos y de herramientas de información y control poco desarrolladas. Normalmente, los miembros de la familia solo han trabajado en la empresa familiar y por tanto no han vivido experiencias de internacionalización desde otras compañías, lo que hace que se enfrenten a la situación de la internacionalización de la empresa familiar por primera vez.

Fuente imagen: Flickr / Het Nieuwe Instituut