Experiencias de éxito

13.-Experiencias-de-éxito

Alsa

Esta empresa de transportes perteneciente a la familia Cosmen no solo tiene negocios en todo el mundo. En Inglaterra, se integró con el grupo británico National Express, el primer operador de transportes de Reino Unido. Está presente también en la mayor parte de países de la UE, como Portugal, Francia, Bélgica, Suiza y Alemania, así como en el Norte de África. En China controla un 1% del transporte nacional y tiene negocios en Hispanoamérica.

En el caso de China, la compañía familiar asturiana primero trasladó el modelo empresarial y poco a poco lo fue adaptando a la cultura local. Llevan ya treinta años transportando pasajeros en este país. Alsa aterrizó en China en los años 80 y en la actualidad, la sociedad cuenta con 14 compañías, 8.200 trabajadores y 5.120 vehículos que atienden a 538 destinos en dieciocho provincias del país asiático. La familia Cosmen detectó un buen nicho de mercado; un país de 1.000 millones de habitantes en el que había menos de 3 millones de coches. Ya entonces la mayoría de desplazamientos se realizaban en autobús, y con las perspectivas de crecimiento del país y del nivel de renta de su población, era de prever que el tránsito por carretera aumentara. En cuanto al riesgo asumido, la familia Cosmen tuvo clara su apuesta desde el principio: “Cuando se decide acometer un proyecto a largo plazo como la aventura china, es importante conocer los riesgos que puede haber y hasta qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir, para que en caso de que haya grandes problemas en ese nuevo mercado no afecten al funcionamiento normal de la empresa en otros países. Este era el principio y por eso se limitó nuestro riesgo a la inversión inicial. Si el proyecto tenía éxito seguiríamos en el país reinvirtiendo los beneficios para desarrollar la empresa. Por el contrario, si el proyecto fracasaba habríamos perdido nuestra inversión inicial, pero no habríamos puesto en riesgo el resto de nuestra actividad empresarial en otros países” (La Voz de Asturias, 2012).

Puig

El modelo de esta marca referente en perfumería y moda comenzó a través de joint ventures en el exterior, así como alianzas estratégicas. Actualmente está dirigida por la tercera generación de la familia y distribuye sus productos en más de 130 países, cuenta con 21 filiales y más de 4.000 empleados. Su desarrollo internacional fue temprano y comenzó casi con una casualidad. Fernando Aleu, un joven estudiante español en Estados Unidos, se lleva en su equipaje algunos frascos de perfume de Puig. Comprueba la posibilidad de abrir mercado en este continente y propone a la familia abrir negocio en este país a través de la importación de pequeñas cantidades de producto. A partir de ese momento, el hijo del fundador, Mariano Puig Planas, entiende la oportunidad única de crecimiento y comienza la expansión internacional.

Otros casos emblemáticos

Estos son solo dos ejemplos que forman parte de un conjunto al que cada vez se suman más nombres. El sector farmacéutico cuenta con casos interesantes como el de la familia Gallardo, con su compañía Laboratorios Almirall, o el grupo químico-farmacéutico ESTEVE, que mantiene centros de producción en diversos países europeos, Estados unidos, China y México. Uno de los últimos casos de estudio es Barrabés, que empezó comercializando material de montaña a través de internet desde un pueblecito del Pirineo y actualmente se ha diversificado a muy diferentes actividades y se ha expandido por todo el mundo. Imaginarium también posee una presencia internacional muy significativa, con tiendas desde Bulgaria a China, desde Ecuador a Hong Kong. Por último, es interesante nombrar a El Pozo, una pequeña empresa familiar murciana cuya exportación de productos llega a 82 países del mundo.

 

Fuente imagen: Flickr / Victor Björklund