Estrategias para promocionar tu pyme

Estrategias pyme

El éxito de tu pyme depende de muchos factores, desde la calidad del producto o servicio que ofrezcas, la atención a tus clientes o el trabajo efectuado por los miembros de tu equipo. Sin embargo, de poco sirve cumplir con todos estos requisitos si no inviertes en marketing para promocionar tu empresa.

No ponemos en duda que el boca a boca funciona, aunque no conviene centrarse en una sola estrategia, y menos aún en ésta. El boca a boca lleva tiempo y no siempre resulta tan efectivo como esperamos. Dependerá del sector al que te dediques y de las características de tu negocio. Para publicitar tu pyme, incrementar tus ventas o posicionarte mejor, deberás diseñar y poner en marcha diversas estrategias  de promoción.  

Estrategias de promoción

El objetivo de estas estrategias es darte a conocer, recordar dónde te encuentras, qué van a encontrar, captar la atención de los futuros clientes, para motivarles e inducirles a que compren tus productos o soliciten tus servicios. Existen muchos tipos de estrategias que puedes poner en práctica, no obstante, las técnicas que selecciones deberán enfocarse a tu mercado meta, para que los resultados sean positivos. Para promocionar tu empresa puedes desarrollar diversos tipos de estrategias relacionadas con las siguientes actividades:

  • Publicidad. Es uno de los métodos más directos y eficaces. Se trata de anunciarte en diferentes medios de comunicación, como la prensa local o la radio. También puedes publicitarte a través de internet, por medio de banners, las redes sociales o enviando a tus posibles clientes un mail personalizado, ofreciéndoles tus servicios o invitándoles a conocerte, una estrategia muy eficaz y económica. Otro método que puedes poner en práctica es presentarte a ferias, concursos o premios.
  • Merchandising. Una estrategia muy utiliza en el sector comercial. El merchandising se basa en el diseño de espacios, una cuidada ambientación, una distribución concreta de los productos o la utilización de carteles y rótulos para destacar el producto en el comercio. Otra estrategia incluida dentro del merchandising es el diseño de artículos publicitarios, como camisetas, bolsas o juegos con el logo de la empresa.
  • Promoción de ventas. Se trata de actividades que buscan estimular las ventas de manera inmediata, por lo que su duración es muy corta. Para conseguir este fin, se ponen en marcha diversas estrategias como promociones, ofertas, cupones descuentos, participación en sorteos o el regalo de muestras gratuita.
  • Fidelización. Las estrategias de fidelización también constituyen un método para promocionar tu empresa. Este tipo de estrategias se dirigen a los clientes habituales y tienen como fin fidelizar a los clientes, es decir, que sean fiel a la empresa y no se vayan a la competencia. Un servicio de calidad, una atención personalizada, ofrecerles lo que necesitan y no defraudarles, son las mejores tácticas que puedes poner en marcha. Sin embargo, existen otras actividades que también debes ofrecerles, como recompensa por su fidelidad, como descuentos especiales y promociones por ser clientes habituales.
  • Relaciones públicas. Consiste en realizar ciertas actividades para mejorar tu imagen de cara al exterior, a tus clientes, proveedores o a la sociedad en general. Las estrategias más comunes son el patrocinio de eventos, de equipos deportivos o aportaciones a determinadas organizaciones no gubernamentales (ONG).
  • Venta directa. Este tipo de estrategias se caracterizan porque la comercialización del producto se lleva a cabo directamente con el consumidor. El comercial visita a los clientes, les muestra el producto, les explica el servicio, recaba información sobre las necesidades de los clientes o busca nuevos clientes.