¿Es obligatorio el preaviso en el despido improcedente?

despido improcedente preaviso Antes de responder a la pregunta, conviene aclarar el concepto de "despido improcedente" o, al menos, contextualizarlo, ya que en realidad no es un tipo de despido, sino una calificación que se le puede o no atribuir a los distintos tipos de despido, como son el despido objetivo y el disciplinario. El despido improcedente, por lo tanto, no es una modalidad de despido, aunque se utilizara hasta hace nada como fórmula del conocido como "despido exprés", anulado tras la reforma laboral del 2012.

Al margen de esta práctica, que reconocía  la improcedencia en la misma carta de despido, las diferentes modalidades de despido pueden calificarse de tres maneras: como procedentes, improcedentes o nulos. Y, a efectos prácticos, el ordenamiento jurídico especifica que el preaviso sólo es obligatorio en el caso del despido objetivo. Por lo tanto, en los casos del despido exprés, la obligatoriedad del preaviso quedará supeditada al tipo de despido de que se trate, teniendo en cuenta que no es el juez quien dicta la improcedencia, ya que en estos casos no se acude a los tribunales. Aún así, sólo debería haber preaviso o, en su defecto, indemnización, si el empresario reconoce la improcedencia y es un despido objetivo. En caso contrario, es decir, si despide disciplinariamente, no debe preavisar ni tampoco indemnizar por no hacerlo.

 

DESPIDOS: TIPOS CAUSAS Y CONSECUENCIAS, DESCÁRGATE LA GUÍA GRATIS

Preaviso obligatorio en el despido objetivo

En efecto, el preaviso es obligatorio en el despido objetivo, lo que no significa que no hacerlo implique su improcedencia. Es decir, el preaviso es un requisito esencial en el despido objetivo, pero no causa de improcedencia. Tanto si se trata de un despido objetivo como disciplinario, serán declarados improcedentes cuando no se acredite el motivo alegado para despedir o no se cumplan los requisitos formales. En caso de que no se realice el preceptivo aviso en el despido por causas objetivas, se abonará la cantidad equivalente a los salarios de los días de preaviso, sin más consecuencias. En otras palabras, el despido objetivo no se convierte en improcedente si no existe preaviso, siempre y cuando se supla con la correspondiente indemnización

Despido disciplinario, despido inmediato

La comunicación de despido disciplinario, por su parte, no ha de respetar requisitos formales. Es así que el empresario puede despedir al trabajador de forma inmediata, sin perjuicio de que deban respetarse formalidades estipuladas en el convenio coletivo. Si el trabajador acude a los tribunales pero finalmente el empresario logra demostrar los motivos de ese despido, su demanda por despido improcedente será destimada. El despido se considerará disciplinario y no será necesario respetar plazos de preaviso. En caso contrario, el empresario deberá asumir las consecuencias propias de la improcedencia del despido, entre ellas la obligación de preaviso. Una vez catalogado un despido como improcedente por el juez, el único capacitado para hacerlo, si el deberá pagar el preaviso, pero no en caso contrario. Será, por lo tanto, una cuestión que podremos dilucidar tras conocer la sentencia de una demanda. En otros casos, la pregunta que titula el post queda sin respuesta posible.