¿En qué situaciones debemos usar un contrato de traspaso?

21-En-qué-situaciones-debemos-usar-un-contrato-de-traspaso

Un contrato mercantil es aquel que se suscribe entre dos partes, cuyas actividades pertenezcan a un plano que la legislación defina en términos comerciales. La principal diferencia entre un contrato mercantil y otro, por ejemplo, de tipo civil o laboral, es el orden jurídico bajo el que se suscribe, dado que el marco legal para la contratación de una persona no puede ser el mismo que el de una negociación entre firmas empresariales a pequeña o gran escala. Generalmente, para estos casos se toman las directrices de normas mucho más complejas, como los Códigos de Comercio o las leyes en materia mercantil de cada país o región. Sin embargo, esto no implica que se pasen por alto las disposiciones generales de los contratos establecidos en los Códigos Civiles o los textos similares.

Aun así, cabe aclarar que no todas las negociaciones tienen el mismo carácter y, por ello, es indispensable conocer los tipos de contrato mercantil que existen el en mercado empresarial.

 Tipos de contratos mercantiles

Existen muy diversos tipos de contratos mercantiles empleados en la actividad comercial. Algunos de los más populares son:

  • Franquicia: colaboración entre dos empresas jurídicamente independientes en la que una de ellas asume la explotación o administración de la otra bajo una serie de condiciones. Una de esas condiciones es el pago de una suma acordada. Generalmente, estas condiciones de explotación se fijan a un tiempo delimitado.
  • Compraventa: se refiere a toda aquella operación que implica el traspaso de bienes o servicios de una de las partes a otra.
  • Mediación y mandato: aquel que estipula la contratación de apoderados o mandatarios para que realicen una operación en nombre de quien le contrata. Se trata de terceras personas que llevan a cabo labores sobre las que el titular necesita delegar.
  • Préstamo: cuando una de las dos partes cede dinero, servicios o un bien cualquiera a la otra para fines comerciales. Este tipo de contrato suele incluir los plazos para la devolución de lo prestado y una serie de cláusulas en caso de que los acuerdos no se cumplan.
  • Seguro: se trata del acuerdo en que una de las partes se obliga a indemnizar a la otra, dentro de unos límites previamente pactados, ante posibles daños o perjuicios que pueda sufrir en el ejercicio de alguna actividad. Los tipos de contrato de seguro son variados y generalmente están divididos temáticamente: vivienda, coche, enfermedad, de vida, entre otros.

Conocer las características principales de estos contratos, la normativa que los regula y los requisitos que debes tener presente antes de formalizarlos te ayudará a evitar errores y firmar acuerdos rentables y exitosos. Sin embargo, necesitarás también adquirir otras habilidades, como la capacidad de negociación, que te ayuden a cerrar tus contratos mercantiles. Con este fin, puedes beneficiarte de programas especializados como el MBA de EAE Business School  que te proporciona una formación integral.

En qué ocasiones utilizar el contrato de traspaso.

Los traspasos de bienes o servicios son una modalidad bastante extendida en el sector comercial, sobre todo cuando se trata de pequeñas y medianas empresas. Se trata de un acuerdo en el que una de las partes se compromete a ceder a la otra el uso de un bien o un servicio específico, subrogándose, el nuevo inquilino, en los derechos y obligaciones del contrato. Este tipo de contratos es aconsejable siempre que desees continuar con la misma actividad que se venía ejerciendo en el local, pues los trámites para cambiar el titular del negocio son más sencillos que si comienzas en un nuevo local, desde cero. En caso de no continuar con el mismo negocio, tendrás que valorar otros factores que puedan influir. Si la inversión inicial para poner en marcha tu negocio no es elevada, si la zona es idónea, las condiciones del contrato son buenas y tienes claro que tu proyecto empresarial va a ser un éxito, el contrato de traspaso puede ser tu mejor opción. Con independencia del tipo de empresa que desees crear, antes de firmar el contrato de traspaso analiza la zona, examina el negocio a fondo y realiza un plan de empresa, para analizar la viabilidad del proyecto.