Elegir destino

Europa, Asia, África, Norteamérica o Latinoamérica. El mundo está dividido en grandes zonas económicas que poco tienen que ver entre ellas. No tiene mucho que ver un estadounidense con un africano, o un latinoamericano con un asiático. Los consumidores tienen rasgos culturales muy marcados en función de la región geográfica de donde proceden. Estos rasgos condicionan sus hábitos de compra, por lo que es esencial conocerlos muy de cerca.

7.-Elegir-destino

La cuestión adquiere aún mayor complejidad si se tiene en cuenta que, dentro de cada una de las zonas económicas, la diversidad es la característica definitoria. ¿En qué se parece un holandés a un gallego? Los dos son europeos, pero no comparten ni lengua, ni tradición, ni cultura. Si bien es cierto que la globalización nos está forzando a perder parte de nuestra identidad a un ritmo acelerado, también lo es que determinadas características propias de un mercado local van a permitir que tu negocio tenga éxito o no en dicho mercado.

Demanda y seguridad jurídica

A la hora de buscar nuevos países donde comercializar un determinado producto o servicio, lo importante es identificar aquellos donde se entiende que dicho producto tendrá demanda. En segundo lugar se encuentra la seguridad jurídica de la que dicho país dispone. Algunos países no cuentan con la estabilidad suficiente para garantizar la recuperación de la inversión, no solo a corto, sino también a medio y largo plazo. En el ámbito del marco jurídico se incluyen también los aspectos de carácter fiscal, ya que en algunos países las empresas familiares se encuentran con problemas a nivel impositivo o de repatriación de beneficios, con lo cual este aspecto puede resultar decisivo.

Cuando se identifica un país donde ambos factores se cumplen, el resto del análisis consiste en comprobar si se reúnen las condiciones necesarias como para que ese país tenga un crecimiento sostenido durante los próximos años. El balance debe ser a futuro.

Si la respuesta es positiva, el siguiente paso será verificar cuáles son los requerimientos legales para desarrollar los productos o los servicios y cuáles son las barreras de entrada a nivel de aranceles, cuotas etc. Con toda esta información, se puede tener una perspectiva bastante aproximada de cuál es el nivel de riesgo que se afrontará si se decide probar suerte.

Observar a la competencia

Una estrategia inteligente consiste además en observar a la competencia. Si algún competidor de la empresa familiar ha iniciado su negocio en un país determinado y ha conseguido desarrollar su negocio durante un tiempo, ofrecerá un claro indicador de que existe un mercado potencial en dicho país. En estos casos aumentan las posibilidades de que la aventura tenga éxito.

 

Fuente imagen: Flickr / GeoffJO