El marco jurídico

La actividad empresarial es una actividad de riesgo calculado. En ocasiones se acierta y en otras no. Evidentemente, salir del mercado habitual, de la zona de confort, implica un riesgo. Normalmente el desconocimiento del entramado legal propio de cada país es una de las principales barreras que las empresas familiares se encuentran a la hora de emprender su negocio en el extranjero.

9.El-marco-jurídico

Conseguir las certificaciones necesarias para evitar las trabas aduaneras, especialmente en sectores como el agroalimentario, puede requerir un gran esfuerzo al inicio de la actividad, y tener toda la información es vital para que el proyecto no se alargue en el tiempo más de lo necesario.

El aspecto fiscal

También en cuestiones fiscales, es importante entender cómo funciona cada país:

  •  Pago de impuestos: las tasas son distintas en cada territorio y en función del tipo de organización establecida, por lo que es importante recibir un buen asesoramiento para seleccionar la opción más conveniente.
  • Repatriación de beneficios: algunos países imponen límites a estas operaciones, lo que puede funcionar como elemento disuasorio para algunas empresas familiares.
  • Políticas de reinversión: también en muchos países se ofrecen ventajas fiscales a la reinversión, precisamente para evitar esta repatriación de beneficios. Conocer estas ventajas puede derivar en un ahorro de costes importante para la empresa.

Recibir orientación

Acudir a un despacho de abogados internacional, que opera en diferentes países, es recomendable para recibir una asesoría jurídica que resulta imprescindible cuando se desea abrir mercado en un país extranjero. También las oficinas comerciales españolas en los diferentes países ofrecen este tipo de apoyo y de orientación. En cada Embajada de España en otro país existe la figura del agregado comercial, que puede funcionar como asesor en cuanto a requerimientos legales del país de destino y ofrecer diferentes servicios que se pueden contratar. Todo ese conocimiento que se adquiere al principio a través de estas instituciones, acudiendo a ferias internacionales, foros de inversión y cooperación, encuentros empresariales, etc, hay que trasladarlo a un modelo de actuación. El esfuerzo burocrático inicial para diseñar el proyecto y poder implantarlo de hecho es bastante grande, por lo que pasa un tiempo importante desde que se decide comenzar hasta que la actividad realmente comienza.

Asegurar las operaciones

Las relaciones comerciales internacionales presentan numerosos riesgos, por lo que es preciso disponer de avales y garantías para asegurar que las obligaciones contractuales se cumplen por ambas partes así como los pagos derivados de estas operaciones. Los seguros internacionales sirven para minimizar el riesgo en este sentido y las entidades financieras disponen de productos que se adaptan a casi todas las tipologías de operación. En estos casos, cuando se contrata un producto de este tipo, lo más importante es revisar las coberturas y el nivel de servicio que la entidad ofrece.   Fuente imagen: Flickr / emanuel balanzategui