El endeudamiento de la pyme europea lastra la economía

El endeudamiento de la pyme europea lastra la economia

A pesar de los avances en los indicadores económicos de la eurozona en los últimos meses, la carestía de recursos que ha provocado la crisis financiera mundial sigue dejando sentir sus estragos en Europa, en especial sobre las pequeñas y medianas empresas. Según alerta el Fondo Monetario Internacional (FMI), las pymes de muchos de los países miembros soportan una "una carga desproporcionada", y prueba de ello es el elevado ratio de impago que experimentan.

La alta deuda de las pymes

En concreto, según la organización internacional, el ratio por impago por parte de las pymes duplica los niveles de las grandes empresas, señala el trabajo, firmado por Wolfgang Bergthaler, Kenneth Kang, Yan Liu y Dermot Monaghan. "La pymes más endeudadas han de afrontar multitud de retos para poder reestructurar sus deudas", indican en el estudio, al tiempo que anima a conceder más incentivos y a modificar la legislación en lo necesario para facilitar su recuperación. Los pequeños avances conseguidos en algunos países son significativos pero, contemplados a la luz de la importancia estratégica que tienen las pymes en el conjunto de la economía europea,  están siendo insuficientes y "demasiado lentos", apuntan.

Reestructuración de la deuda y acceso a la financiación

El Fondo echa de menos una normativa más estricta en la regulación de la gestión que los bancos realizan sobre los créditos que conceden a las pymes. Asimismo, de acuerdo con lo que aconseja la experiencia internacional, se exigen reformas más eficaces en la reestructuración de la deuda. En particular, el FMI reclama "una mejora del marco de resolución extrajudicial" como método más "rápido y barato". El informe subraya la capital importancia de las pymes para la econonomía de la eurozona, en la que representan cerca del 99 por ciento de la actividad empresarial. Además, dos de cada tres empleados europeos trabajan en el pequeño y mediano comercio, por lo que apoyar a los emprendedores y a las pymes es una condición necesaria para la recuperación económica del Viejo Continente. Diseñar soluciones que acaben con "los elevados niveles de endeudamiento e impago de préstamos", así, se considera esencial para conseguir la estabilidad financiera necesaria para lograr el tan ansiado crecimiento en la región. Si no se toman medidas apropiadas, advierte la organización con sede en Washington, la elevada deuda ralentizará el regreso al crecimiento, "impidiendo la recuperación y amenazando la estabilidad financiera" de la eurozona. La debilidad de las pymes también puede ser una de las causas decisivas a la hora de socavar la calidad de los activos bancarios. A la larga, incluso reduciría considerablemente su capacidad para conceder créditos al tejido productivo. Los niveles de deuda y la dificultad de financiación también ralentizarán la inversión, siempre según el informe. Por un lado,  desalientan a los nuevos emprendedores y, por otro, a las empresas con problemas financieros, que no pueden acceder a financiación ni a la reestructuración de la deuda. Inevitablemente, éstas se ven obligadas a recortar sus gastos para evitar impagos, endeudamiento y hacer frente al pago de su deuda, con lo que se cae en un apalancamiento financiero.