¿El coaching empresarial también es para pymes?

El coaching empresarial tambien es para pymes

Como conjunto de acciones que persiguen alcanzar el pleno potencial de una persona u organización en una o varias facetas, el coaching empresarial tiene un sinfín de aplicaciones de las que las pymes también pueden beneficarse.

Aunque el boom del coaching en un principio se enfocó a las grandes empresas,  su esencia, objetivos y metodología son perfectamente aprovechables para organizaciones de todo tipo. Su versatilidad, entre otros factores, permite una aplicación flexible a la hora de responder a las necesidades de las empresas de cualquier tamaño y sector. No podía ser de otra manera, en especial si tenemos en cuenta que se trata de una técnica orientada al éxito empresarial mediante la motivación de empleados y directivos a nivel individual y como equipo, facilitándoles herramientas que les faciliten su trabajo. De hecho, el coaching no tendría sentido como fórmula universal. Muy al contrario, se trata de elaborar un plan de acción a partir de las necesidades, cultura y estrategias de la compañía para que los resultados sean lo más específicos posible.

El coaching, también para las pymes

La misión del coach es tanto aflorar todo el potencial de los empleados y/o directivos como la mejora de las comunicaciones entre ellos y a nivel interdepartamental, vertical o en el sentido de que se trate. Será necesaria una planificación y adaptación del trabajo para ajustarlo a los distintos requerimientos, por lo que, en buena parte, también dependerá del organigrama y tamaño de la empresa, pero en ningún caso este particular supondrá un problema. Que los empleados y directivos de un negocio puedan explotar sus habilidades, estar motivados, optimizar tiempos, minimizar el estrés, ser más creativos, tomar mejores decisiones, optimizar la comunicación o las relaciones interpersonales o, por ejemplo, encontrar instrumentos que ayuden a alcanzar objetivos cada vez mayores, qué duda cabe, es un escenario útil para todo tipo de empresas.  

¿En qué puede beneficiar el coaching a una pyme?

El coaching puede ser de gran utilidad tanto para obtener todo el potencial del personal de la organización y mejorar el funcionamiento de la misma abordando problemas de comunicación, creando nuevas estrategias o mejorando anteriores, movilizando equipos de trabajo, desarrollando el liderazgo, como diferenciando un producto o servicio de la competencia, pongamos por caso. En la pyme, muy probablemente resultará conveniente trabajar muchas de estas áreas. Elegir aquellas que mejor se ajusten a las diferentes necesidades de la pyme en general y cada una de ellas, en particular, pueden hacer una gran diferencia en cuestiones clave a la hora de ser más competitivos, como puede ser cualquiera de las siguientes: implicación con el negocio, reducir el riesgo de fracaso, aprender a tomar riesgos controlados, identificar las habilidades de los empleados para saber atribuirles funciones en las que logren el mejor desempeño... Se trata, en suma, de iniciar un negocio poniendo los mejores cimientos o, si el negocio ya está en marcha, de hacer cambios en la organización a través de decisiones inteligentes adaptadas a las necesidades concretas. El objetivo es doble pues, por un lado, se busca que la mejora parta de un cambio positivo en el personal a nivel de actitud y habilidades y, por otro, también de algunas modificaciones estratégicas en el modo de hacer las cosas.