Ejemplos españoles de empresas familiares en problemas

Son muchos los casos que te pueden servir de ejemplo de cómo, incluso en las empresas más exitosas, los conflictos familiares, la falta de procesos estructurados para la sucesión o la escasa planificación del capital pueden ser el objeto de guerras abiertas entre los propietarios familiares.   problemas empresa familiar

Los casos de Eulen y Llongueras

En España no son pocos los casos de empresas de renombre que han sufrido en sus organizaciones las consecuencias de luchas por el control y la sucesión que se convierten, por los lazos familiares, en disputas enconadas que se reproducen en un círculo vicioso. Es el caso de la empresa Eulen, fundada por David Álvarez y propietaria también de Enebro, que controla las bodegas de Vega Sicilia. Cuando cinco de los siete hijos del fundador pidieron a su padre que se retirara progresivamente de la gestión de la empresa, David  Álvarez respondió, junto con dos de sus hijos que le apoyaron, haciéndose con el control total de la empresa. Como respuesta, sus hijos le retiraron los derechos políticos sobre la bodega y la pelea ha terminado en los tribunales, mientras se abren frentes por otros lados. Por su parte, el conocido dueño de peluquerías Lluís Llongueras mantuvo hasta hace un par de años un conflicto con su familia por el que llegó a ser despedido como presidente de la sociedad Peyma. El número de acciones de Peyma que poseían su ex mujer y sus herederos superaba las suyas y pudo ser despedido con una indemnización. Previamente el había despedido de otra de sus empresas (ISUC) a su ex mujer y su hija. El caso se solucionó hace un par de años cuando se permitió a Llongueras recuperar las acciones de ISUC a cambio de la cesión de su porcentaje en Peyma.

La planificación como herramienta previsora de conflictos

Todos estos problemas de los que se encuentran muchos ejemplos en las empresas españolas podrían haber sido gestionados y minimizados partiendo de la fuerza del consenso, el objetivo común y apoyados en los órganos consultivos y los protocolos necesarios para la gestión de la empresa y la sucesión. La planificación de todos estos aspectos tiene que estar basada en que mantengas una buena química entre todos los miembros de la empresa y la familia que favorezca el éxito. La comunicación será esencial para el buen entendimiento y el buen gobierno.

La transmisión de conocimientos y de la pasión y el amor por la empresa, organizada con el objetivo de formar a los futuros dueños y directivos, será uno de los pilares sobre los que construir el futuro de éxito de tu empresa familiar.