Diferentes empresas frente a las causas objetivas de despido

causas objetivas de despido

Entre los diferentes tipos de despido que existen en España, quizá el más conflictivo sea el despido por causas objetivas, en cuyo caso la decisión no se produce por faltas disciplinarias del empleado sino que es exclusiva del empresario. La clave de este tipo de despido radica en la comunicación que se envía al afectado, casi siempre una carta, en la que el empleador está obligado a justificar los motivos que le llevan a tomar la decisión teniendo como marco la legislación laboral vigente.

En nuestro caso, esa legislación está contemplada en el Estatuto de los Trabajadores, documento que, entre otras cosas, determina cuándo un despido es procedente (que se ajusta a los principios de la ley) o improcedente (que, por el contrario, infringe los fundamentos laborales). Las causas de un despido objetivo pueden ser diversas. Cuando su origen es la misma empresa, el empresario puede argumentar una baja en la productividad y los ingresos, una reestructuración de la compañía o la introducción de equipos técnicos que justifiquen el despido del trabajador. Por el contrario, cuando dependen del empleado, los argumentos suelen ser la falta de adaptación al puesto de trabajo o la incapacidad para desarrollar las labores estipuladas.

Algunos casos de empresas

Aun así, las situaciones de despido por causas objetivas suelen generar conflictos entre las partes y dar lugar a negociaciones o a la intervención de un juez. Veamos algunos ejemplos de despidos objetivos en empresas y la evolución del proceso.

Alcoa, multinacional de aluminio

Tras la baja productividad y la imposibilidad de renovar algunos de sus recursos tecnológicos, la multinacional del aluminio Alcoa anunció, a inicios de diciembre, el cierre de sus plantas ubicadas en Avilés y La Coruña. En la comunicación oficial, entregada a los representantes de los empleados, la empresa se acoge al artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores para iniciar un despido por causas objetivas, el cual se hará efectivo a partir del 1 de enero de 2015. En dicho procedimiento, cerca de 800 personas serán despedidas.

Cegasa, fabricante de pilas

La firma vasca, con sede en Oñati y Vitoria, se declaró en concurso de acreedores en marzo de 2014 y anunció el despido de 320 empleados. Sus motivos eran económicos. Inicialmente, la empresa se comprometió a pagar una indemnización máxima de 33 días por año trabajado, pero a inicios de diciembre declaró que no podía cubrir dichos gastos. Ante tal escenario,  el grupo de trabajadores ha decidido denunciar el despido, pues en estos casos el empleador está obligado a pagar dichas sumas. El caso ha sido remitido a la justicia y las partes están a la espera de un pronunciamiento.

Cadena de Supermercados Dia

Tras la compra, en julio de este año, de los supermercados El Árbol por parte del Grupo Dia, los nuevos gestores anunciaron el cierre de 21 tiendas de dicha cadena y el despido de 210 trabajadores, que se llevarán a cabo escalonadamente en los primeros meses del año 2015. El motivo del despido fue el plan de reestructuración de la compañía. Sin embargo, esto no impidió que se realizaran negociaciones entre los directivos del grupo y los sindicatos. Entre otras cosas, se acordó que no entrarían en el proceso las mujeres víctimas de violencia de género y los trabajadores con prejubilaciones parciales a los 58 años. Además, otros tantos empleados serán reubicados en las tiendas de Madrid.