Descubre qué contratos mercantiles de seguro necesita tu empresa

contrato mercantil seguros

¿Conoces los tipos de seguro obligatorios para tu empresa? ¿Sabes qué otros tipos de seguro existen? ¿Cuáles te convienen? En el ámbito empresarial la contratación de determinados seguros puede llegar a ser obligatoria, en función de la actividad laboral que desarrolle tu compañía. Este tipo de contratos tienen una finalidad muy concreta, proteger tu negocio de posibles riesgos.

Ignorar este tipo de contratos es un grave error, pues podrías cometer una negligencia. Además, sus repercusiones podrían perjudicar seriamente a la compañía, sobre todo a nivel económico. Conocer qué tipo de seguros es obligatorio o conveniente para tu negocio, contratar o descartar determinados tipos de cobertura o decantarte por una compañía u otra, son algunas de las cuestiones que tendrás que valorar. Acertar en tu toma de decisiones dependerá en gran medida de tu preparación y de tus conocimientos, tanto en gestión empresarial como en materia legislativa. La realización de estudios especializados, como son los MBA, te formará en diversas disciplinas y te preparará para tomar decisiones que no pongan en riesgo tu negocio.

Qué es un seguro

El seguro es un contrato mercantil en el que intervienen varias partes, el asegurador, el asegurado y el beneficiario, estos dos últimos pueden, o no, ser la misma persona. En este tipo de contratos el asegurador se compromete a indemnizar al asegurado o beneficiario, en el caso de que se produzca un hecho concreto, pactado anteriormente, cuyo riesgo es objeto de  cobertura. A cambio, el asegurado paga una prima. Los seguros tienen como fin proteger ante un riesgo concreto, posible, lícito y fortuito y cuantificable. Además de evitar la incertidumbre y ofrecer cierta seguridad ante determinados riesgos. Este tipo de contratos es aleatorio, ya que no se sabe con certeza si se producirá el siniestro objeto de cobertura, y de duración determinada, que suele ser de un año. Debe realizarse por escrito y el tomador deberá tener copia de la póliza, donde se detallen las condiciones del contrato, que no podrán ser negociadas. Es conveniente que las cláusulas estén redactadas de forma clara, a fin de evitar confusiones. Además, éstas no ser abusivas para el contratante.

Tipos de seguro

Existen una gran variedad de seguros, en función de los riesgos que cubren. Puedes encontrar desde seguros de deceso, de vida, de transporte, de asistencia, complementarios o incluso seguros más específicos, como el seguro de caza. En función de las características de tu empresa, algunos de estos seguros pueden ser obligatorios mientras que otros pueden resultar convenientes. Seguro a los trabajadores. A través de este contrato se asegura a los miembros de la plantilla laboral de la empresa. Este tipo de pólizas suelen cubrir indemnizaciones por accidente, incapacidad o muerte. Las características de este tipo de seguros puede estar regulada por los convenios colectivos. Seguro de responsabilidad civil. Es otro de los seguros obligatorios en determinadas actividades y clave para otras. Estas pólizas cubren daños a terceros provocados por nuestra empresa. Seguro de automóviles. Obligatorio para aquellas compañías que dispongan de vehículos de empresa, a fin de indemnizar en caso de accidente producido con el vehículo asegurado. En función de tu actividad laboral deberás valorar la opción de contratar otros seguros, como el seguro contra robos, especialmente recomendable para comercios o seguro contra incendios, si el riesgo de incendio es considerable. Las compañías de seguro ofrecen actualmente seguros especializados, dirigido a empresas, que cubren varios riesgos a la vez, son los denominados seguros “multirriesgo”. Este tipo de seguros pueden ser beneficiosos en determinados casos, según los riesgos que cubra y las condiciones de indemnización. Además, resulta más económico que si contratas seguros de manera independientes. Conocer a fondo tu sector, la probabilidad de que sucedan ciertos riesgos o las repercusiones que puedan tener, tanto económicas como personales, serán clave para  decidir contratar un tipo de coberturas u otra.