¿Cuándo conviene el confirming con recurso?

Cuando conviene el confirming con recurso

Como principio general, hemos de tener en cuenta que en el confirming, -como sucede con otros productos en los que se anticipa el cobro de una deuda, entre ellos el factoring o el fortfaiting-, únicamente el anticipo sin recurso significa seguridad en el cobro, es decir, imposibilidad de impago. Al contrario, el anticipo "con recurso" no ofrecerá tal seguridad.

En el caso del confirming, un servicio de gestión de pagos, la operativa consiste en proceder al pago de las facturas al proveedor en los vencimientos acordados, ofreciendo la posibilidad de anticipar el mismo, con o sin recurso, si bien en estos casos suele hacerse sin recurso. A la hora de decidir si interesa el confirming con o sin recurso, por lo tanto, será esencial tener en cuenta esta doble posibilidad, que puede llegar a pasar desapercibido como letra pequeña del contrato, tanto para el cliente a la hora de firmarlo, como para el proveedor.  

Las ventajas del confirming sin recurso

Aunque es posible afirmar que el confirming con recurso es más conveniente en términos generales, puesto que su contratación conlleva un interés más elevado, no siempre conviene. De hecho, la opción más adecuada en cada caso implica valorar las circunstancias concretas para tomar una decisión apropiada. Conocer de forma básica, al menos, la mecánica y consecuencias de una u otra opción es esencial para tomar una buena decisión. Por un lado, si se contrata un servicio de confirming sin recurso, la entidad financiera responderá en caso de insolvencia, y en caso contrario exigirá el pago en caso de no poder cumplir lo pactado o simplemente no garantizará el pago al proveedor si el cliente no tiene fondos al vencimiento. Lógicamente, el confirming sin recurso conllevará un interés más elevado, pero si el cliente cree que va a tener dificultades en el pago optar por él muy probablemente sea una buena decisión. También influirán otros factores, como el número e importancia de los proveedores a los que se acuerda pagar mediante confirming o el montante de las facturas para entender en qué escenario podríamos vernos, -y verse los proveedores-, en caso de impago. Por otro lado, el compromiso de pago deja de estar garantizado en el caso de anticipar el cobro con recurso. Es decir, la entidad financiera no asume la insolvencia del cliente que ha contratado el servicio, y ello supone que finalmente el riesgo de impago habrá de asumirlo el proveedor. Si el confirming se elige como mecanismo eficaz para asegurar los riesgos de los pagos comerciales, pactar un confirming con recurso limita e incluso anula esta gran ventaja, por lo que optar por esta modalidad ha de ser una decisión tomada de forma razonada. En todo caso, sea cual sea la decisión, con o sin recurso, lo importante es que con anterioridad a la firma del contrato el cliente sepa si el confirming se va a efectuar con o sin recurso, pues las consecuencias son demasiado graves como para no reparar en este aspecto. Salvo pacto en contrario, lo normal es que el confirming sea con recurso.