¿Cuáles son los principales tipos de marketing interno?

marketing-interno

Cuando se habla de marketing, la primera referencia que nos viene a la mente son los clientes de un determinado producto o servicio. Para muchos, el marketing es sinónimo de publicidad, ventas, estrategias, público objetivo y otra serie de elementos externos relacionados con la actividad de las empresas.

Sin embargo, existe otra variante del marketing desconocida para muchos. Se trata del marketing interno, que habla de las estrategias dirigidas a los trabajadores (también llamados «clientes internos») de las organizaciones para la optimización de procesos y labores que hacen posible la materialización del marketing externo. Del mismo modo, la categoría de «clientes internos» también engloba a proveedores, consultores, entidades de control y otros agentes que intervienen de una u otra forma en el posicionamiento de los productos. Es decir, el marketing interno es la base para la realización del marketing externo. Su objetivo principal es la alineación de recursos en torno a los objetivos generales de cada empresa para hacer posibles las estrategias de publicidad y venta.  

Marketing interno, tipos y características

En últimas, el marketing interno consiste en mejorar el clima laboral en cualquiera de sus aspectos (logístico, humano y técnico). Se entiende que si éste es propicio para la realización de los procesos, las empresas aumentarán su productividad y tendrán más claridad a la hora de formular sus estrategias de marketing externo. Pero no es tan sencillo. Primero, porque a menudo la frontera entre marketing interno y gestión de Recursos Humanos no es tan clara. Y segundo, porque durante el proceso de implementación se puede encontrar con barreras como:

  • Falta de motivación
  • Estrés o presión
  • Cansancio físico
  • Pocos incentivos
  • Objetivos ambiguos
  • Recursos limitados

Lo más recomendable es que el marketing interno esté expuesto en un documento que sirva de guía o referente. Al igual que con el marketing externo, el texto debe contener aspectos como objetivos, políticas, estrategias, acciones previstas, sistemas de control y presupuesto general del plan. Aunque las estrategias de marketing interno varíen en función de las necesidades de cada empresa, también es cierto que se pueden identificar algunas técnicas estándar dirigidas al personal interno de las organizaciones. Veamos algunas:

  • Mejora de la calidad:

Según este enfoque, la mejora de la calidad de los procesos internos se ve reflejada en los beneficios externos. Al mejorar la satisfacción de quienes realizar las tareas, el consumidor, a su vez, percibe ese ambiente y se siente más inclinado a elegir la marca que dicha empresa promociona. Los procesos de gestión de calidad son un buen ejemplo de estrategias de marketing interno.

  • Popularidad interna de los productos:

Todas las empresas deben conocer los productos que elaboran. Es un fallo de gran envergadura no hacerlo. Si los productos son asimilados y valorados entre quienes los realizan, tendrán una mejor calidad y gozarán de aceptación entre los clientes y el público en general. Este enfoque tiene que ver con la identidad de la empresa, su cultura y la coherencia de sus procesos.

  • Relaciones cliente-proveedor:

Este enfoque prioriza la competitividad entre proveedores, consultores y terceros agentes que influyen en los procesos de diseño y elaboración internos. Por ejemplo, una empresa puede dar a conocer sus expectativas en cuanto a los precios de las materias primas, lo que generaría una competencia entre varios proveedores por la adjudicación de ese servicio. Es una forma de valorar las distintas opciones de un mercado sobre un servicio o producto específico.