¿Cuáles son las ventajas de gestionar una empresa en familia?

Cuáles son las ventajas de gestionar una empresa en familia

Si eres miembro de un negocio familiar debes explotar las ventajas de gestionar una empresa de este tipo. No debes subestimar sus fortalezas ni la importancia de los valores diferenciadores que las caracterizan:

Valores fundamentales

Los valores son importantes para una buena evolución y para la solución de conflictos. Algunos de estos valores son la lealtad, el compromiso y el orgullo. Los miembros de la familia se sienten orgullosos del lugar donde trabajan; el fundador de su creación y expansión y esto supone un mayor compromiso y fidelidad de todos a los principios fundamentales de la empresa. La lealtad hacia la empresa va más allá de la propia familia y redunda favorablemente en el grado de satisfacción, la lealtad de clientes y stakeholders y el rendimiento organizativo. Este aspecto es difícil de conseguir en empresas que no son familiares, por la dificultad de compartir esos valores fundamentales de la empresa. El compromiso dentro de la empresa familiar se expresa a través de una atención cordial, personal y esmerada hacia el cliente. En cuanto al trabajo, el compromiso se muestra como la voluntad de una dedicación intensa y tendente a sumar fuerzas para la consecución de un bien común. El compromiso potencia el efecto positivo de los sistemas de remuneración, formación y oportunidad de carrera profesional. El sucesor debe probar su capacidad de compromiso para que todos los miembros puedan confiar en él y sentirse con la posibilidad de elegir.

La unidad de sus miembros

Esta unidad hace que los integrantes del grupo familia-empresa establezcan un frente común prácticamente infranqueable. La unidad y la confianza  facilitan la comprensión y la transmisión de información a lo largo de la organización. La unidad entre los miembros proporciona a la comunicación rapidez, intensidad y la fluidez. Esto revierte en una mayor autonomía y rapidez en la toma de decisiones y en la ejecución; muy por encima de las  organizaciones con estructuras más complejas. En el resto de empresas no familiares, conseguir este tipo de cohesión puede llevar mucho tiempo y en pocas ocasiones suele ser tan estable y fuerte como cuando existen lazos familiares.

El conocimiento

La capacidad de la empresa familiar para transmitir experiencias, valores, actitudes, información contextual, etc., le permite evaluar, incorporar nuevas experiencias e información, modificar comportamientos, mejorar la toma de decisiones y generar, a su vez, nuevo conocimiento. Este aspecto, clave para la innovación, y casi innato a la empresa familiar, es objetivo de muchas empresas multinacionales y tiene altos costes de implementación en ellas. El líder de la empresa familiar tiene que utilizar esta ventaja de la forma más provechosa para posicionarse en el mercado y obtener ventajas.

Su cultura o idiosincrasia

El término cultura hace referencia al conjunto de características adquiridas que definen la forma de actuar de la empresa y de la familia y que se relacionan con las costumbres, el desempeño profesional y aspectos culturales. Este comportamiento, tanto de los individuos como del conjunto de trabajadores, determinará el modus operandi de la misma y su ventaja competitiva frente al resto. Esta posibilidad retiene el talento creado en la empresa familiar, aspecto vital también en las empresas no familiares y define un tipo de empleado que generará valor para la empresa dentro y fuera de ella. Todas estas características que suponen las ventajas de las empresas familiares y que las diferencian  del resto deben ser aprovechadas y convertidas en éxito profesional y unidad familiar.