Contabilidad del descuento comercial

Contabilidad del descuento comercial Los descuentos comerciales son una práctica habitual en el mundo de la empresa y básicamente consisten en una rebaja expresada en un porcentaje que se aplica sobre los precios del producto o servicio y, lógicamente, puede aparecer tanto en las facturas emitidas como en las recibidas. La rebaja en el precio se realiza por distintas razones, como la liquidación de mercancía, el pago al contado, el pronto pago, por compras a partir de cierta cantidad o montante o por motivos promocionales, pongamos por caso. Sea cual sea la razón, salvo excepciones, su existencia se reflejará en la factura y la contabilización dependerá de distintos factores, como el tipo de factura, si es emitida o recibida o el sentido en el que el descuento haya sido realizado.

A la hora de reflejar ese descuento en nuestra contabilidad hemos de tener en cuenta que en algunos casos el descuento no aparecerá en la misma, si bien tampoco son descuentos comerciales en sentido estricto. Es el caso de los rappels por compras (descuentos asimilados que se aplican por alcanzar un determinado volumen de pedidos) o del descuento por pronto pago (concedidos por el pago al contado o en fechas concretas), si bien deberemos tenerlos en cuenta al realizar el registro contable.

 

AUMENTAR LAS VENTAS, DESCÁRGATE LA GUÍA GRATIS

La contabilización en el PGC

La contabilización de los descuentos comerciales incluidos en la factura se realiza minorando el importe de la compra o de la venta, lo que significa que no se utilizará ninguna cuenta del Plan General de Contabilidad (PGC). Sin embargo, los descuentos comerciales fuera de factura sí exigen su uso. Puesto que éstos se contabilizan después de la venta o a la compra, podemos tener dos situaciones, ya se trate de un descuento sobre las compras, lo que supone un ingreso para la empresa, o del descuento sobre las ventas, que será justo lo contrario, un gasto para la empresa. En el primer caso, el descuento sobre las compras, utilizaremos la cuenta (608) Devoluciones de compras y operaciones similares, en la que contabilizaremos las remesas devueltas a proveedores por incumplimiento de las condiciones del pedido y  los descuentos originados por ello, siempre que posteriores a la recepción de la factura. En general, hemos de tener en cuenta que en función del sentido en el que el descuento se haya realizado, se reflejará en diferentes cuentas, siguiendo lo estipulado en el PGC. Es decir, si el descuento comercial obedece a un  pronto pago, pongamos por caso, se contabilizará en la cuenta (606) Descuentos sobre compras por pronto pago. Por otra parte, si se aplica por llegar a un determinado importe de compra o volumen de pedidos, se hará en la cuenta (609) Rappels por compras. Éstos se imputan directamente como un menor valor de las existencias. Por último, al calcular el importe de la compra se harán constar los tres descuentos, restándose y aplicando luego el porcentaje de IVA correspondiente. Así, tanto al aplicar como al recibir cualquier descuento de la naturaleza que sea, indepedientemente de su contabilización, si la operación lo requiere estará sujeta al IVA, lo que significa que no puede descontarse del total, sino de las cantidades en bruto.