Consejos para proceder ante un despido disciplinario

despido disciplinario

De entre los tres tipos de despidos que contempla la normativa vigente en España, el despido disciplinario es, en muchas ocasiones, el más complejo para la empresa.

Según contempla el Estatuto de los Trabajadores, como empresario podrás tomar la decisión de extinguir el contrato de trabajo, siempre que te bases en un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador.

 

claves contrato mercantil

Sin embargo, puesto que lo que para algunos puede ser causa de despido, para otros no, la normativa regula estas causas y establece siete situaciones, que serán las consideradas como incumplimiento:

  1. Las faltas de asistencia al trabajo o de puntualidad, siempre que sean repetidas e injustificadas.
  2. La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Las ofensas verbales o físicas.
  4. El abuso de confianza y la transgresión de la buena fe.
  5. La disminución voluntaria en el rendimiento de trabajo.
  6. La embriaguez o toxicomanía de manera habitual, siempre que repercuta de manera negativa en el trabajo.
  7. El acoso, con independencia de su origen (racial, étnico, discapacidad, sexo, orientación sexual o acoso sexual) a cualquier miembro de la empresa.

Sin embargo, ¿sabes realmente cómo debes proceder ante alguna de estas situaciones?

Ante una de estas situaciones expuestas, antes de despedir al trabajador, deberás guardar la calma y actuar con cautela.  Muchos empresarios, cuando una de estas situaciones se repite, toman la decisión de despedir sin más, pero ante una demanda, no tienen forma de justificar el motivo de despido.

Recuerda que ante cualquier tipo de despido, siempre que el trabajador emprenda acciones legales, deberás demostrar ante la autoridad laboral las causas que motivaron el despido. Cuando estas causas son originadas por motivos técnicos, económicos, organizativos o de producción, es más fácil demostrarlo. Sin embargo, cuando se trata de un incumplimiento, o tienes cómo demostrarlo o será tu palabra contra la del trabajador; y ante estos casos, el juez suele decantarse hacia el más débil, en este caso, el trabajador.

¿Qué debes hacer antes de proceder al despido?

Antes de notificar a tu trabajador con la carta de despido, tu voluntad de extinguir el contrato laboral que os une, es necesario que realices algunos pasos previos.

  1. En primer lugar, cuando observes que la actitud del trabajador comienza a cambiar, es aconsejable que hables cara a cara con él, de manera amistosa, para preocuparte por las razones y poder buscar una solución a esta situación.
  2. En el caso de que la situación no mejore y continúen las faltas, el segundo paso que deberías realizar, es la redacción y envío de una amonestación, donde expreses claramente los motivos y señales la fecha o fechas en las que tuvo lugar. Por ejemplo, si el trabajador falta a su puesto de forma injustificada, tendrás que señalar claramente el día, mes y las horas a las que ha faltado. Tampoco estaría de más mencionar la conversación y comunicar al trabajador las consecuencias de sus actos. Es conveniente que entregues la carta delante de algún testigo o con acuse de recibo, para demostrar que la ha recibido. En función de la causa, podría ser considerado como una falta más o menos grave e ir acompañado de una sanción como la suspensión de empleo y sueldo, según lo establecido en el convenio.
  3. En el caso de que el comportamiento continúe, y siempre cumpliendo con lo establecido en el convenio laboral, se podrá volver a sancionar o directamente proceder con el despido.
  4. En la carta de despido deberás reflejar estas amonestaciones y sanciones, con el propósito de justificar el motivo de despido y demostrar que se ha cumplido con los pasos establecidos en el convenio laboral.


despidos causas consecuencias