Conoce la promoción de ventas y sus principales objetivos

La promoción es un concepto que suele ir vinculado a las ventas y el marketing. Resulta común emplearlo, incluso, como sinónimo de la palabra «oferta». Sin embargo, aunque no está del todo distanciado de ellos, es un término con características singulares que merece ser visto con mayor detalle. promoción-de-ventas  

En primer término, conviene aclarar que la promoción es todo aquello que sirve para estimular la compra o venta de un producto dentro de un plazo corto. Es decir, son los motivos que se esgrimen para adquirir algo lo antes posible a través de la publicidad o las estrategias de marketing que se hayan diseñado. Esta diferencia es sustancial si se tiene en cuenta que la publicidad y el marketing son, por el contrario, herramientas que transmiten las razones principales para comprar algo en el mercado. La promoción tiene una visión más inmediata. Kotler y Armstrong, dos autores de renombre en el área del marketing internacional, la definen como el conjunto de prácticas o «los incentivos a corto plazo que fomentan la compra o venta de un producto o servicio».  

 

¿Cuáles son los principales objetivos de la promoción?

La promoción, entendida como parte de un proceso de marketing más complejo, tiene tantos objetivos como audiencias. El público es el que define los propósitos de cada acto de marketing y, por tanto, de la promoción. Por supuesto que el producto, su naturaleza y sus distintas variables también juegan un papel determinante. La promoción debe adaptarse a las posibilidades de aquello que se ofrece y, a partir de ahí, generar los motivos para una venta inmediata. Sin embargo, antes de hablar de objetivos es preciso aclarar que éstos se dividen en dos grandes categorías: para el consumidor y para los comerciantes:   a) Objetivos para el consumidor: Es lo que se espera lograr en los segmentos de clientes o de potenciales clientes con la puesta en marcha de la promoción de ventas:

  • Fomentar las ventas en épocas críticas o de recesión.
  • Estimular las ventas de productos establecidos.
  • Atraer nuevos mercados o nichos de negocio.
  • Aumentar la venta de productos en etapa de declinación.
  • Dar a conocer los cambios en los productos existentes.
  • Ayudar en la etapa de lanzamiento de los productos.

b) Objetivos para los comerciantes: En este caso, hablamos de lo que se espera entre los comerciantes y distribuidores con el desarrollo del plan de promoción de ventas:

  • Obtener la distribución inicial de los productos.
  • Incrementar el tráfico y el flujo en el negocio.
  • Fomentar la participación en las promociones al consumidor.
  • Incrementar el número y el tamaño de los pedidos.

 

Algunos recursos para la promoción de ventas

Del mismo modo, los responsables de un plan de marketing también pueden apoyarse en una serie de recursos o herramientas propias de la promoción de ventas. Es posible que varíen en función de los destinatarios de la estrategia. Las herramientas que mayor acogida tienen entre las empresas, son:

  • Cupones.
  • Bonificaciones.
  • Promociones en puestos de compra.
  • Descuentos.
  • Muestras gratuitas de productos.
  • Concursos o sorteos.
  • Publicidad especializada.
  • Recompensar a clientes habituales.
  • Exhibidores en puntos de venta.
  • Demostraciones de productos.