Cómo tomar decisiones importantes y acertadas

 Tomar decisiones importantes

La toma de decisiones es una habilidad esencial a la hora de emprender y dirigir tu propio proyecto empresarial. Sin embargo, no todo el mundo está preparado para enfrentarse a decisiones difíciles, esas decisiones transcendentales que pueden provocar la caída de tu negocio o  un importante impulso.

Como persona, estás continuamente tomando decisiones. Desde que te levantas hasta que te acuestas tienes que elegir entre varias opciones. Seleccionas la ropa que te vas a poner, los alimentos que vas tomar, el camino que vas a realizar para llegar a tu destino….En la vida hay que tomar decisiones constantemente, sin embargo, la mayoría de estas decisiones son banales y apenas tienen repercusiones en tu forma de vida a corto plazo. A pesar de estar acostumbrados a tomar decisiones, todo cambia cuando tienes que enfrentarte a una situación difícil, cuando sabes que tu elección puede suponer un cambio radical en tu vida o en tu negocio o cuando no conoces las consecuencias reales que puede ocasiones tu decisión. Ante este tipo de circunstancias, todo el mundo experimenta cierta indecisión que puede ir acompañada de sensaciones de angustia, ansiedad e, incluso, provocar en situaciones extremas estrés o  paralizar a las personas. ¿Qué puedes hacer para controlar este tipo de emociones? ¿Cómo tomar decisiones importantes?  

6 tips para tomar decisiones importantes

El miedo  y la falta de práctica son los grandes enemigos en la toma de decisiones. Son los responsables de que te cuestiones una y otra vez las opciones que tienes y de que no seas capaz de decidirte por una en concreto. La falta de experiencia provoca que no domines las estrategias necesarias para tomar decisiones, mientras que el miedo a fracasar, a tomar la decisión equivocada te impide pensar con claridad y analizar con objetividad las alternativas y sus consecuencias reales. Por fortuna, la toma de decisiones es una habilidad que se aprender. Sólo tienes que seguir los siguientes consejos para comenzar a tomar decisiones importantes y acertar en ellas.

  1. Ten claro cuál es tu objetivo. El primer paso es definir tu objetivo e identificar las prioridades. Por ejemplo, si tienes que elegir entre varios candidatos, tu objetivo será seleccionar a aquel que mejor cumpla con el perfil del puesto y con la filosofía de la empresa. Para tomar mejor tu decisión deberás priorizar unas habilidades sobre otras.
  2. Reúne la información que necesitas. Para acertar en tu decisión deberás obtener toda la información necesaria. Siguiendo con el mismo ejemplo, para seleccionar a tu candidato, tendrás que recabar la mayor información posible sobre ellos, sus estudios, dónde han trabajado, sus logros y sus metas laborales pero también sobre su carácter y otras habilidades personales. Toda esta información te ayudará a elaborar el perfil de cada candidato y comprobar si encaja con el perfil para el puesto.
  3. Identifica todas tus opciones. Con toda la información de la mano, el siguiente paso es reconocer todas las opciones entre las que puedes elegir y comenzar a reducir el campo, seleccionando aquellas que consideres más viables. En el supuesto de seleccionar al candidato ideal, deberás reducir el número de solicitantes y seleccionar a aquellos que mejor se adapten al perfil, a tu objetivo.
  4. Analiza los riesgos. A pesar de tener identificadas cada una de tus opciones, no puedes tomar la decisión sin evaluar los riesgos e identificar los pros y contras de cada una de tus opciones. Este paso es clave para tomar una decisión acertada. Identifica los riesgos de cada opción y analiza la probabilidad de que pueda pasar, las consecuencias que puede tener para la empresa y si existen alternativas que puedan minimizar estas consecuencias. Por ejemplo, `puede que tu candidato no encaje en la empresa o que tenga mayores aspiraciones y abandone pronto su puesto.
  5. Pide consejo siempre que lo necesites. En especial cuando se trata de temas que no dominas en profundidad. Si tu decisión esté relacionada con aspectos financieros, puedes pedirle consejo a tu asesor contable, o si se trata de asuntos legales con un abogado. En el caso de elegir a un candidato para tu empresa, puedes pedir la opinión de tu equipo de trabajo, ya que será su futuro compañero.
  6. Toma la decisión y lleva a cabo lo planificado. Tu último paso será seleccionar una opción y poner en marcha lo planificado. Es el momento de elegir al candidato, llamarle y firmar el contrato de trabajo.