Cómo saber en quién delegar

en quién delegar

Gestionar tu negocio lleva tiempo. Hay que planificar, organizar el trabajo, acudir a reuniones, negociar con los bancos y proveedores, visitar a los clientes, llevar al día las cuentas, y un sinfín de tareas más, que seguro ocupan la mayor parte de tu tiempo.

La acción de delegar es una tarea fundamental para el bienestar de la empresa. Confiar algunas responsabilidades o funciones en los diversos miembros de tu equipo, además de conferirte un tiempo extra para podérselo dedicar a otras tareas más importantes, urgentes o que sólo tú puedes hacer, también fortalecerá el vínculo de tus trabajadores con la empresa. Delegar significa confiar, por eso, cuando delegas tareas les estás diciendo a los miembros de tu equipo que confías en ellos, que sabes que lo harán lo mejor posible y que te fías plenamente de las decisiones que tomen. Dudas sobre la delegación El gesto de delegar funciones y tareas no resulta sencillo para muchos directivos. La falta de confianza o pensar que sólo él sabe cómo hacer las cosas bien, son dos de los motivos por los que estos directivos dudan a la hora de delegar. Muchos de ellos tienen la errónea idea de que ningún miembro de su equipo está suficientemente cualificado para ejecutar, de manera eficaz, las funciones que él desarrolla, que no merece la pena invertir tiempo en formar al personal o que los trabajadores pueden molestarse si les encomiendas otras funciones con mayor responsabilidad. Mientras, otros temen perder el control de todo lo que acontece en la empresa. Sin embargo, la realidad demuestra que delegar trae más consecuencias positivas que negativas, y que las empresas en las que se delegan funciones obtienen mejores resultados que aquellas en las que los empresarios y directivos asumen casi todas las responsabilidades de la empresa, y no delegan funciones ni tareas a terceros.  

Consejos para elegir a la persona adecuada

Delegar es todo un arte que debes comenzar a poner en práctica y a desarrollar. No vale delegar cualquier función en cualquier persona, elegir a los responsables al azar. Para delegar y acertar en tu decisión, debes saber qué vas a delegar y a quién. Elegir a la persona adecuada para cada puesto será esencial para el éxito. ¿Quieres saber cómo hacerlo?:

  • Conocer a los miembros de tu equipo. En primer lugar, necesitas conocer a fondo a cada uno de los profesiones que conforman tu equipo de trabajo. Es importante que sepas qué tipo de tareas les gusta hacer, cuáles son las funciones en las que destaca y qué habilidades posee, para saber si el perfil encaja con las nuevas funciones a desempeñar. La actitud, personalidad y las necesidades propias de cada trabajador también deberás tenerlas en cuenta para tomar tu decisión. Por supuesto, la motivación es otro factor clave. Si alguno de tus trabajadores desea avanzar en su puesto, si su objetivo es desarrollar su carrera profesional, puede que merezca la pena invertir tiempo y esfuerzo para desarrollar las habilidades que necesita y que asuma mayores responsabilidades.
  • Conocer los requisitos necesarios para desempeñar correctamente la responsabilidad a delegadas. Por último, debes analizar qué tipo de funciones hay que desarrollar para desempeñar la nueva tarea a encomendar y qué habilidades serían las más adecuadas para ejecutar esta labor.

Una vez que sepas qué requisitos son necesarios para desempeñar la tarea y los compares con las habilidades y destrezas de cada uno de los miembros de tu equipo, enseguida encontrarás a la persona más adecuada para ejercer esa responsabilidad que necesitas delegar.