Cómo puede ayudar el coaching personal en el éxito empresarial

Como puede ayudar el coaching personal en el exito empresarialDesde su nacimiento hace más de tres décadas, el coaching se centra en obtener el máximo desarrollo profesional y personal, buscando alcanzar metas personales, laborales y empresariales. No se trata de una terapia, sino de buscar la orientación adecuada para lograr metas y adquirir el control de nuestra vida a distintos niveles. En este sentido, el coaching personal y profesional tiene nexos de unión y es complementario.

En concreto, el crecimiento personal y la efectividad en el trabajo están entre los temas más tratados por el coaching, según la International Coaching Federation. Idealmente, así pues, puede ayudar tanto a nivel personal como profesional. Es más, entendido como proceso de cambio orientado a la mejora de los resultados en ambos ámbitos, el coaching entiende que ambos van íntimamente ligados. La meta conjunta será encontrar un equilibrio y coherencia entre su vida personal y profesional, lo que supone un gran valor para las empresas.  

 

El valor del capital humano

El coaching no es una herramienta dirigida únicamente a las grandes empresas ni tampoco solo a directivos, sino a todos los trabajadores. Del mismo modo que la rama del coaching personal ayuda a encontrar el trabajo idóneo para cada persona y a sobresalir en su cargo, el profesional se enfoca al logro de metas profesionales y empresariales. El creciente interés que suscita está relacionado con la necesidad de mejorar la competitividad y, en este contexto, el valor de los recursos intangibles para la empresa está cobrando un aúge que también responde a la necesidad de hacer frente al actual entorno globalizado. Y, lógicamente, entre éstos se incluye al personal. Su valía, sus conocimientos, su competitividad, motivación, satisfacción laboral e ingeligencia emocional pueden hacer una gran diferencia en la cuenta de resultados de la empresa. Por lo tanto, actuar para sacar el mayor partido de este motor del negocio hará que cada día los resultados sean mejores. Para lograrlo, el coach nos ofrece distintos tipos de actuaciones: desde el coaching personal, el coaching profesional o el coaching de equipos hasta, por ejemplo, el coaching ejecutivo enfocado a directivos y puestos de responsabilidad. En este punto, el coaching puede ser ejercido tanto a través de la figura del coach externo como del líder-coach, dentro de la empresa, con el objetivo final de poner en marcha ese complejo motor que lleva al éxito empresarial. No en vano, trabajar habilidades para mejorar profesionalmente será más efectivo si además la vida laboral se integra dentro de la personal como un elemento positivo que ayuda a crecer. En este sentido, el coaching personal será un plus para potenciar fortalezas y reducir debilidades en el ámbito privado, e ineludiblemente también en el profesional. Una orientación estratégica para la maximización de los resultados de las organizaciones, en suma, requiere enfocarse en el capital humano entendido de forma integral, como persona y trabajador. La efectividad del coaching en ambas áreas, alineada con una estrategia empresarial logrará crear empresa. Actuará como impulsor  para maximizar resultados a todos los niveles, incluyendo el de la organización.