Cómo hacer un modelo de carta por despido objetivo

modelo carta despido objetivo

A la hora de abordar la redacción de un modelo de carta por despido objetivo es importante tener en cuenta algunos aspectos esenciales que caracterizan a esta figura. Es fundamental conocer que, por ejemplo,  los motivos que pueden alegar las empresas para acogerse al despido por causas objetivas se contemplan en el texto de la reforma laboral de 2012 y, de forma general, puede afirmarse que estos tipos de despidos tienen su origen en razones ajenas al propio trabajador. En este artículo, redactado a partir del temario impartido en el Executive MBA de EAE Business School, te contamos qué elementos debe incluir la carta por despido objetivo.

Tal y como recoge el artículo 53 del Estatuto de los Trabajadores,  las causas que lo motivan han de especificarse en la carta de despido, entre otros requisitos formales, que son los siguientes:

  • Carta de despido que especifique las causas concretas que motivan la decisión.
  • Indemnización de 20 días de salario por año de servicio, con un máximo de 12 mensualidades.
  • Respetar un periodo de preaviso de 15 días naturales. Incumplirlo no supone improcedencia, siempre y cuando se indemnice correctamente.
  • Notificar también el despido a los representantes de los trabajadores.

La carta de despido por causas objetivas

De este modo, teniendo presentes todos estos aspectos, nuestro modelo de carta de despido por causas objetivas deberá cumplir una serie de requisitos mínimos como los que enumeramos a continuación:

  •  Incluiremos tanto la fecha actual como la del despido, y entre ellas mediar un mínimo de 15 días naturales.
  •  Constarán las causas del despido. En concreto, se requiere "comunicación escrita al trabajador expresando la causa". No se exige una detallada descripción de los hechos, sino un conocimiento suficiente e inequívoco. La jurisprudencia no pide probar las causas en la carta sino simplemente describirlas de forma clara. Sólo deberán probarse ante los tribunales, en la forma que determine el juez. Por lo general, las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción suelen ser las más utilizadas.
  • Debe incluir la puesta a disposición de la indemnización. No basta con su mención, excepto en el caso de que el empresario alegue causa económica y justifique la dificultad para entregarla en la misma carta. En este caso, el trabajaro podrá exigirla cuando se haga efectiva la extinción de la relación laboral.

La redacción de la carta ha de partir de una situación general que motiva la decisión, hasta cómo estas circunstancias ajenas al trabajador repercuten en él y motivan el despido. Es decir, más que centrarse en el marco conceptual de la crisis económica conviene enfocar el problema en la empresa o departamento que acusa el problema, alegando las causas que han llevado a la mala situación actual o qué, por ejemplo, hace prever que el futuro no permita mantener el puesto de trabajo en cuestión. También puede convenirnos mencionar las consecuencias de las dificultades económicas y apoyar lo argumentado con algunas estadísticas, con el fin de que se entienda que se han tomado medidas de forma infructuosa y, finalmente, el despido ha sido el último recurso para superar la situación. A menudo se requieren los servicios de un laboralista para un asesoramiento centrado en el caso concreto. No en vano, en los tribunales se pierden numerosos juicios simplemente por incumplir requisitos formales o por no encontarse en alguna de las situaciones contempladas por la normativa.