Cómo diseñar el organigrama de una empresa familiar

Como es bien sabido, el organigrama de una empresa es la representación gráfica de la estructura de la organización. En él se refleja información útil para la gestión, como por ejemplo las distintas áreas de la organización, sus interdependencias, las líneas de jerarquía o la división del trabajo.

organigrama empresa familiar

Crear un organigama no sólo implica seguir determinadas pautas o indicaciones técnicas. Si pretendemos que resulte funcional y al tiempo obedezca a los principios de la organización deben tenerse en cuenta las particularidades de la misma, es decir, contextualizarse también dentro de  la visión estratégica y de la cultura de la empresa, armonizando con el protocolo familiar y con otros documentos esenciales de la organización.  

Creación del organigrama

El organigrama será más o menos elaborado en función de la complejidad de la misma empresa. La simplicidad, por lo tanto, puede ser operativa, siempre y cuando la organización también tenga una estructura simple, aunque dentro de su sencillez, como todo organigrama, se ha de incluir una información mínima. Con el fin de servir de referencia a los trabajadores y ser igualmente útil para la labor directiva, todo organigrama estructural ha de reflejar de forma clara y fácilmente entendible a simple vista los siguientes conceptos:

  • La división del trabajo.
  • Las posiciones dentro de la organización.
  • Las distintas áreas o departamentos.
  • Las relaciones entre áreas o departamentos.
  • Los flujos de información y autoridad.

Por lo tanto, aunque es una instantánea, una fotografía de la organización interna de la empresa, en cierto modo su esquema refleja también la dinámica de la organización, por lo que también se hace necesario estar pendientes de los cambios para ir adaptándolo a las nuevas realidades y necesidades. La importancia de equilibrar la información incluida con la funcionalidad aconseja una representación gráfica minimalista, que no añada sino lo necesario para transmitir información sobre los roles, las distintas áreas y las relaciones formales de autoridad.

Los pasos esenciales

Su elaboración siempre será más sencilla si se siguen una serie de pasos lógicos:

  • Determinar las necesidades de la empresa y concretar las funciones.
  • Asignar las funciones a los trabajadores más idóneos, lo que puede exigir una evalución previa de aptitudes del personal e incluso nuevas contrataciones.
  • Organizar las funciones en áreas funcionales o departamentos que, a su vez, pueden estar divididos en secciones.
  • Disponer de forma jerárquica los distintos departamentos, típicamente ramificados de arriba a abajo a partir del Gerente, situado en la parte superior.

La relación lineal determinará la transmisión de autoridad  o subordinación entre las figuras rectangulares de distinto tamaño, dentro de un esquema de flujo del trabajo vertical interconectado. Por un lado, todas las unidades conectadas por una sola línea continua dependen de un mismo superior, al que están subordinados, si bien puede haber otros tipos de relación de autoridad como la funcional o la de asesoría, que repersentaremos con líneas cortas discontinuas. La representación de las relaciones de coordinación o colaboración se pueden establecer entre áreas del mismo o distintos niveles y pueden reflejarse mediante líneas largas discontinuas. De este modo, conseguiremos una representación gráfica, normalmente dispuesta de forma vertical, de la estructura general de la empresa en un momento dado:  la gerencia general y directivos de las distintas áreas, los niveles de los puestos, departamentos y secciones de la empresa, sus principales funciones y líneas de autoridad y, en suma, una información que tendrá como principal finalidad propiciar una gestión más eficiente.