Cómo conseguir financiación para tu empresa

Como conseguir financiacion para tu empresa

Aunque las empresas de nueva creación habitualmente tienen serios problemas para conseguir financiación, lo cierto es que para los negocios con recorrido tampoco resulta nada fácil lograrla. En el mundo de la empresa, salvo muy contadas excepciones, la financiación es un caballo de batalla permanente.

La dificultad que entraña lograrla, sin embargo, no justifica renunciar a ella, pues hacerlo es condenarse al fracaso sin opciones de ningún tipo, obviamente. Muy al contrario, para tener posibilidades de éxito es fundamental crecerse ante las dificultades y valorar a fondo las distintas posibilidades a las que, aunque solo sea en teoría, podemos optar para, a continuación, intentar conseguir esa inyección económica en las condiciones más favorables posible.  

Cómo lograr un crédito bancario

Aunque no puede negarse que el crédito bancario, tradicional forma de financiación empresarial, se ha contraído durante los últimos años a consecuencia de la recesión económica, también es cierto que ahora se observa una reactivación y más flexibilidad para concederlos. Apostar por ello puede ser positivo, siempre y cuando, por supuesto, seamos realistas y cumplamos una serie de requisitos mínimos para recibir la ansiada aprobación, fundamentalmente en cuanto a la cantidad solicitada y generar una sensación de confiabilidad. Este último aspecto es clave para aumentar las posibilidades de que nos concedan un préstamo. Será importante demostrar la capacidad de pago y definir un concienzudo plan de negocio a partir de un estudio de mercado como base para transmitir esa necesaria confianza. A su vez, se recomienda consultar con distintos bancos y negociar las condiciones con decisión, pero a su vez siendo realistas. Y, como una opción alternativa, no olvidemos la modalidad de los préstamos participativos, un crédito a largo plazo con posibilidad de carencia, que incluye el capital riesgo (el banco participa en los futuros beneficios de la empresa) y se caracteriza por un interés variable conforme la empresa va consiguiendo sus objetivos.

Ayudas y subvenciones públicas

Las líneas de crédito gubernamentales a nivel autonómico, estatal o europeo son otra interesante opción, en especial las líneas ICO, - ICO Empresas y Emprendedores o la Línea ICO Innovación Fondo Tecnológico -, las líneas de financiación para pymes del ENISA (Empresa Nacional de INnovación), así como otras subvenciones y préstamos blandos de la UE, además de ayudas no financiera basadas en asesoramiento, sobre las que encontraremos puntual y cumplida información a través de las ventanillas únicas municipales y en el portal de Fundera, respectivamente. Por otro lado, con el fin de agotar todas las posibilidades, no olvidemos que además de los gobiernos, también conceden subvenciones y ayudas las cámaras de comercio y las sociedades de capital riesgo. Además, siempre que no se diga expresamente que existe incompatibilidad con otras subvenciones o ayudas, pueden solicitarse varias subvenciones y su concesión dependerá, entre otros factores, de que la empresa o proyecto responda a los criterios fijados.

Estudiar otras posibilidades

Los métodos de financiación no bancaria o financiación alternativa vienen de la mano del boom digital. Los mercados online han impulsando nuevas fuentes de financiación, como el crowdfunding, los business angels (préstamos participativos con capital de procedencia privada), el crowdlending, el crowdinvesting o, entre otros, los fondos de capital de riesgo o los fondos de inversión. Por último, frente a la financiación por capital, la financiación por deuda se sirve de distintos instrumentos financieros, como el leasing o el renting. En ambos casos, se gana en independencia a la hora de gestión del negocio, pero si las cosas no salen como esperamos existe el riesgo de seguir obligado por la deuda. En el caso del leasing se opta por la adquisición de un bien mediante su financiación, mientras que el renting únicamente nos permite acceder a su disfrute (servicio). A efectos prácticos, a la hora de decidirnos es importante considerar las implicaciones fiscales de una y otra fórmula.