Cómo conseguir ayudas para nuevas empresas

Como conseguir ayudas para nuevas empresas

Conseguir ayudas para nuevas empresas es, muy probablemente, el mayor desafío al que han de hacer frente los proyectos empresariales de nueva creación. En los inicios de una empresa, por lo general, encontrar la financiación necesaria en condiciones favorables y acceder a otras ayudas es clave para que el negocio arranque con un mínimo de garantías de éxito.

Aunque no es recomendable depender de las ayudas o subvenciones para emprender, también es ciero que la obtención de recursos, en efecto, es vital cuando se empieza la actividad, ya vengan de ayudas públicas, de la financiación por deuda, en la que el empresario se compromete a devolver lo adeudado más los intereses, o de la financiación por recursos propios, que consiste en las aportaciones por parte del accionariado.

Por un lado, la incipiente recuperación está facilitando el acceso al crédito bancario y, de hecho, actualmente, las condiciones de acceso a un préstamo son más flexibles que en los últimos años. Aún así, existen otras alternativa que pueden resultar interesantes para nuevas empresas y que no hay que dejar de valorar, como el crowdfunding, el préstamo participativo, las subvenciones o, por ejemplo, los préstamos blandos ofrecidos por instituciones.  

Información centralizada sobre ayudas

Obtener información es un primer paso fundamental para valorar las distintas opciones que existen en un momento determinado a la hora de acceder a ayudas financieras y no financieras, básicamente para la obtención de asesoramiento. La ventanilla única municipal empresarial nos facilitará una primera aproximación para conocer las ayudas vigentes y, en algunos casos, también para su tramitación. A su vez, se hace necesario estar al tanto de la publicación de ayudas para nuevas empresas mediante consulta online de las webs de organismos oficiales y de otras instituciones que sean de interés, como las cámaras de comercio.

Ayudas financieras y otros recursos

Tengamos en cuenta que si bien un préstamo convencional puede acabar siendo inaccesible, muchas de las ayudas públicas están destinadas a las empresas de nueva creación, ya sea para inyectar capital o para ofrecer apoyo a otros niveles, facilitando recursos de distinto tipo, como la financiación de servicios de asesoramiento o, pongamos por caso, la realización de un plan de negocio. A nivel europeo es necesario estar al tanto de las nuevas ayudas consultando el Portal europeo para las pymes y Fundera o activando un servicio de alertas a través del correo electrónico, donde encontraremos informacion sobre ayudas vigentes que ofrece la UE a las pymes, información sobre financiación pública europea para proyectos de innovación. Y, a la hora de acceder a las nuevas convocatorias podemos hacerlo a través de la página web destinada al efecto. Entre otras líneas de crédito gubernamentales no pueden dejar de mencionarse las líneas ICO (ICO Empresas y Emprendedores o ICO Innovación Fondo Tecnológico, fundamentalente) o, por ejemplo, las ayudas de financiación a la pyme de ENISA (Empresa Nacional de Innovación), con diferentes modalidades, una de ellas la Línea para jóvenes emprendedores.

Prestamos participativos y  otras alternativas

Si descartamos el crédito bancario tradicional podemos optar por los préstamos participativos, una fórmula intermedia entre el crédito y el capital riesgo que puede ser una solución para encontrar ayuda financiera en los comienzos de un proyecto. La procedencia del capital puede ser pública o privada (Business Angels) es un préstamo a largo plazo que se caracteriza por un interés variable en función de la marcha de la empresa, así como por la participación del prestador en los futuros beneficios del negocio. Son muchas las entidades que ofrecen préstamos participativos, como la Empresa Nacional de Innovación, S.A. (ENISA), de capital público, La Caixa, European Business Angels Network (EBAN), la Asociación Española de Business Angels (AEBAN) o la Fundación Privada para el Fomento de las Redes Business Angels en España (ESBAN). Para optar a él han de cumplirse una serie de requisitos, entre otros ser una pyme, demostrar que la situación financiera está saneada, así como la viabilidad del proyecto, tener las cuentas auditadas y no pertenecer al sector financiero ni inmobiliario. Salvo excepciones, los modelos de financiación alternativos no tienen en cuenta si las empresas son nuevas o ya establecidas. Algunas modalidades, como los fondos de inversión, están orientados a ellas, por lo que pueden ser una interesante opción para nuevos empresarios.