Cómo administrar una empresa familiar

Cómo administrar una empresa familiar

Las empresas familiares son entidades que presentan ventajas competitivas que poner en juego para conseguir el éxito. La tradición, la posesión de intangibles como la experiencia o el bajo endeudamiento basado en una red de apoyo son aspectos que fortalecen el desarrollo y la perduración de este tipo de negocios.

Y ese es el objetivo que toda empresa familiar tiene que tener presente, seguir progresando hasta que la sucesión se produzca de una manera eficiente para la estabilidad y el éxito futuro.

Para ello, es necesario seguir una serie de consejos básicos:

  • Profesionalizar la gestión de la empresa. Será necesario crear las estructuras, las políticas y los planes estratégicos necesarios para la mejora de todos los sectores del negocio.

Las exigencias de un entorno cada vez más competitivo y la necesidad de hacer frente al cambio, el crecimiento de la empresa o los conflictos derivados del aumento de miembros familiares dentro de la misma hacen necesario un cambio de mentalidad donde prevalezca lo empresarial.

Esto sin dejar a un lado los lazos familiares y la cohesión, base de este tipo de filosofía empresarial. La inclusión de profesionales externos a la empresa, con posibilidades de una valoración objetiva; o el acceso a puestos de responsabilidad de familiares cuya valía para el cargo se haya demostrado supone un impulso tremendo para la perduración de la empresa familiar.


 

  • Progresar y afianzar la estructura de negocio para conseguir una mayor posibilidad de adaptarse a los cambios, como el de la sucesión de la misma.

Hay que entender el mercado, crear una buena y respetada imagen corporativa y desarrollar la red de contactos.

  • Establecer planes de gestión de finanzas e ingresos. Crear una política de ventas, cobros y créditos que se ha de mantener siempre firme. Si es necesario, se deberá contratar a asesores externos para temas que se escapen del conocimiento de los directivos y atender a los indicadores financieros para poder aplicarlos en tu empresa.
  • Preparar la empresa para la sucesión. En este momento crítico de cambio es obligatorio desarrollar consensos y planes de negocios que permitan un traspaso no demasiado drástico. La formación de los familiares que van a formar parte de la sucesión será clave para el éxito de la cesión. Esta persona o grupo de personas debe haber compartido toda la información referente a la empresa y haber experimentado con éxito la adaptación a su estructura.

Cuando no se establecen controles que regulen la actividad es posible que aparezcan malos hábitos en la gestión de la empresa. Por eso, la capacitación de personas con talento para nuestro sector, el contar con consejeros externos que proporcionen nuevas y renovadas miras y encontrar a la persona/s capacitadas para la sucesión son algunos de los retos que la empresa familiar tiene que afrontar para mantenerse con éxito durante generaciones.