Cohesión familiar, la clave para conservar el patrimonio

Cohesión                                                                                     Fuente imagen: Flickr / Tax Credits

La familia empresaria Sanz Gras es todo un ejemplo a seguir en cuanto a gestión empresarial a través de distintas generaciones. Ya en su cuarta generación, la saga al frente de Dalphimetal España, una compañía proveedora de componentes para la industria automovilística, sigue gestionando su patrimonio familiar con la misma filosofía con la que en 1929 comenzó el negocio su fundador, Pedro Castellón.

Su modelo une a la perfección las tres áreas del negocio familiar; empresa, familia y patrimonio, y estructura la cohesión familiar en cuatro fases en las que se desarrollan en paralelo la estrategia familiar, la estrategia patrimonial y sus respectivas implantaciones:

  1. Estrategia familiar: toda familia tiene que estar de acuerdo en determinados aspectos clave como los valores y principios que regirán la cultura familiar y se trasladarán a la empresa, los niveles de compromiso y capacidades de cada miembro de la familia, las motivaciones personales que les llevan a formar parte del proyecto y sus niveles de riesgo. Además, deben acordar qué quieren hacer con los beneficios, si retornarlos o mantenerlos en la empresa para afrontar futuras necesidades de liquidez.
  2. Estrategia patrimonial: implica calcular el patrimonio y el nivel de endeudamiento, definir las políticas de gasto, establecer las políticas de inversión y organizar la estructura fiscal, civil y mercantil de la compañía con el objetivo de conservar y hacer crecer el patrimonio.
  3. Sistema de cohesión familiar: para la familia Sanz Gras se trata de mucho más que un protocolo, pues permite acordar las reglas del juego entre los miembros de la familia y profesionalizar el gobierno de la compañía a través del consejo de familia y el consejo de administración. Dentro de este sistema de cohesión familiar, los miembros de Sanz Gras entienden como clave que cada generación tenga responsabilidades, de manera que se prepara el relevo con mucha previsión y se fomenta la cooperación y la interrelación entre todos.
  4. Gestión patrimonial: por último, como parte de la gestión patrimonial se organiza el modo en que se toman las decisiones sobre el patrimonio, se establecen los sistemas de control financiero y se regulan muy estrictamente las inversiones, de modo que se satisface a toda la familia.

Para esta familia, la cohesión familiar ha supuesto la base sobre la que se ha construido una gestión eficiente del patrimonio que ha permitido el crecimiento constante, a pesar de los ciclos económicos. Según su visión, “un incendio en cualquiera de las tres áreas (empresa, familia o patrimonio) se puede extender rápidamente a las demás” y poner en riesgo la estabilidad de la compañía. Por ello es vital que cada empresa familiar desarrolle su propio modelo de cohesión, que permitirá resolver los conflictos, anticiparse al futuro y afrontar las crisis reforzando los vínculos entre los miembros de la familia. Para aprender más sobre este tema, le recomendamos nuestra guía gratuita "Cohesión en la empresa familiar".