Claves para aumentar la clientela

Claves para aumentar la clientela

La globalización y las nuevas tecnologías han sido decisivas a la hora de determinar el actual contexto empresarial,  obligando a una profunda renovación de las técnicas de marketing diseñadas para la captación de nuevos clientes.

A la hora de establecer una estrategia eficaz para aumentar la clientela es fundamental tener presentes las claves de este nuevo contexto, en el que las características de la nueva economía digital marcan la pauta. Por un lado, la globalización significa mayor competitividad y, de cara al consumidor, la necesidad de diferenciación para paliar ese exceso de oferta de productos y servicios, en muchas ocasiones similares y con facilidad a precios más bajos.  

Cuidar el detalle y la experiencia del cliente

En este nuevo entorno, captar clientela no solo tiene que ver con un precio competitivo o con la excelencia del producto. Lograr un aumento de ventas obliga a la consideración de factores adicionales que son claves, como los siguientes:

  • Diferenciarse de los competidores: La decisión de compra está relacionada con la percepción que tiene el cliente potencial de aspectos relacionados con la experiencia de compra, desde el enfoque mismo del negocio, el tiempo de espera, la atención al cliente, la usabilidad de una página web, el pago seguro y, en el caso de tiendas físicas, por ejemplo, su diseño y trato que dispensa el dependiente. Por lo tanto, es importante cuidar los detalles tanto para fomentar la compra como para conservar la clientela y lograr la fidelización.
  • Satisfacer al cliente: El cuidado de los detalles ha de realizarse de forma interactiva, mediante una clara orientación al cliente, puesto que además el consumidor actual no es un sujeto pasivo. Muy al contrario, su actitud es proactiva, está muy bien informado y es activo en redes sociales, por lo que satisfacerlo requiere escucharle, satisfacer sus inquietudes y responder a sus requerimientos de forma individual y agregada, por ejemplo como parte de un grupo de consumidores.
  • Un marketing no convencional: La publicidad en medios tradicionales sigue teniendo importancia, pero no puede obviarse que se ha producido un giro a la hora buscar fórmulas de éxito que llamen la atención de los consumidores. Gracias a una presencia activa en redes sociales, foros, la creación de blogs y webs, revistas digitales y al uso del video marketing, entre otras plataformas, se consigue crear comunidad, abrir canales de comunicación y, en definitiva, también atraer clientela. Las nuevas tecnologías abren todo un mundo de posibilidades en este sentido y aprovecharlas puede hacer una gran diferencia en la captación de clientes.
  • Feedback con los clientes: Partiendo de un nuevo tipo de consumidor, con el rol adicional productor (concepto de prosumidor), se hace necesario estar en contacto con los clientes y pedirles su feedback de forma regular. El acercamiento no se limita a la realización de encuestas, sino también a un tratamiento proactivo con clientes difìciles mediante sencillas consignas, análisis del servicio al cliente, comprobación de la satisfacción post venta, participación en redes sociales y foros o, entre otras estrategicas, una inteligente orientación de la web o blogs corporativos.