Cinco ventajas del coaching en la empresa familiar

coaching

El coaching es una herramienta que puede ayudar a las empresas familiares a hacer frente a los desafíos y retos a los que deben enfrentarse: planificar la sucesión, incorporar directivos no familiares, garantizar que el sucesor sea competente, conseguir recursos financieros externos, establecer alianzas con otras empresas o gestionar la rivalidad. El objetivo de un coach en una empresa familiar debe ser conseguir que se convierta en una compañía que domine las habilidades y destrezas que necesita para crecer.

Hoy te contamos las cinco principales ventajas del coaching en este tipo de negocios.

 

Un entorno comunicacional que funcione perfectamente

En primer lugar, queremos comentar que el coaching puede hacer posible que se cree un nuevo entorno comunicacional que funcione a las mil maravillas. Esto se debe a que puede ayudar a todos los miembros de la familia a mejorar sus habilidades de escucha, empatía y observación, que son clave para la buena comunicación. Además, el coaching también puede ayudar a los miembros de la empresa a considerar las opiniones del resto. En este sentido, es importante tener en cuenta que lograr una comunicación más eficaz es imprescindible no solo para el buen entendimiento, sino para la toma de decisiones.

Trazar un plan de acción

Por otro lado, queremos comentar que, tal y como explican en el artículo “Coaching en la empresa familiar” de Cinco Días, el coaching puede brindar a todos los miembros de la empresa familiar “la oportunidad de que tomen conciencia del estado presente en el que se encuentran y ayudarles a trazar un plan de acción para llegar al estado dónde les gustaría estar”.

Proceso de sucesión

Además de ser muy útil para superar determinados tipos de retos, el coaching familiar puede ayudar a los miembros de la familia a planificar el proceso de sucesión y acompañarles durante la ejecución de éste. Tal y como explican desde TriQualitY Coaching y Negocios, el coach puede ayudar a redefinir de nuevo los objetivos empresariales, redactar y acompañar en la implantación del protocolo familiar, favorecer e incentivar la comunicación interna y externa de la empresa, acompañar emocionalmente en el proceso de cambio…

Mejorar habilidades y competencias

También es importante tener en cuenta que al trabajar con un coach, se pueden mejorar las habilidades y competencias de cada uno de los miembros. De hecho, una de las labores del coach suele ser reunir a la familia empresaria y desarrollar un entrenamiento específico para trabajar determinadas habilidades. Gracias a este tipo de entrenamiento, se abre la posibilidad de que la compañía sea gobernada y gestionada de una manera más eficiente y efectiva.

Climas laborales saludables

Por último, y no por ello menos importante, queremos comentar que el coach puede ayudar a conseguir climas laborales saludables, lo que inevitablemente traerá mejores resultados. Y no solo eso, sino que desarrolla en los miembros un poderoso sentido de familia y aumenta la implicación y la motivación de todos ellos, generando un clima de confianza y crecimiento. En definitiva, el coaching puede ayudar a obtener un rumbo claro y definido para la empresa y la familia.