Cinco consejos para mejorar la productividad laboral

Cinco consejos para mejorar la productividad laboral

La mejora de la productividad laboral es uno de los grandes objetivos empresariales de carácter universal. Como es bien sabido, todas las compañías desean rentabilizar al máximo a su trabajadores para reducir costes o simplemente maximizarlos con el fin de ser más competitivas.

Mejorar la productividad laboral no es tarea sencilla. Son muchas las piezas que encontramos en el puzzle de la productividad laboral, los factores que intervienen en su mejora o en su pérdida en cada caso concreto, por lo que mejorar las prácticas directivas orientadas a su logro resulta complejo.  

Consejos prácticos para mejorar la productividad

Aunque cada organización tiene sus peculiaridades y, a su vez, existen fórmulas generales de muy distinto tipo, muchas de ellas compatibles, se hace necesario un concienzudo estudio para decidirse realmente a aplicar soluciones. Entre otras las cinco siguientes:  

  1. Favorecer el trabajo en equipo: Las tareas que se realicen o puedan realizarse de forma conjunta lograrán un mejor resultado si se fomenta un verdadero espíritu de cooperación que reduzca debilidades y potencie fortalezas. Lograr un ambiente propicio y conseguir una mayor eficiencia gracias a un trabajo conjunto permitirá a la empresa aumentar la productivida laboral gracias a un trabajo en equipo bien gestionado.
  2. Invertir en seguridad y bienestar en el trabajo: El objetivo es doble, por un lado reducir el nivel de estrés y aplicar otras medias que ayuden a mejorar las condiciones de trabajo y, por otro, prevenir las bajas para así incrementar la productividad. Ello implica identificar los riesgos de forma proactiva, desde aquellos más evidentes, relacionados con los riesgos laborales convencionales, hasta la calidad del aire o, por ejemplo, un mobiliario ergonómico.
  3. Aumentar las recompensas: No solos se trata de fomentar la productividad laboral aumentando el salario. Ni siquiera es necesario hacerlo si se recurren a alternativas como el establecimiento de políticas de conciliación laboral (jornada intensiva, redistribuir las vacaciones, teletrabajo, permitir una pausa para conectarse a internet), mejorar las condiciones de trabajo o crear un entorno de trabajo más agradable siendo proactivos a la hora de implementar mejoras demandadas por los empleados.
  4. Mejorar la comunicación: No centrarse solo en las problemáticas de los directivos y preocuparse también por una mejor comunicación, tanto a nivel interpersonal, departamental, interdepartamental como vertical.La necesidad de sentirse escuchados y de hacerles llegar de forma efectiva la información, sugerencias o demandas puede ser un modo efectivo de conseguir una mayor implicación y, a consecuencia de ello, una mayor productividad.
  5. Mejorar las aptitudes profesionales: La mejora de las aptitudes profesionales puede lograrse mediante la formación, el apoyo de determinadas herramientas o condiciones de trabajo o, por ejemplo, aprendiendo a detectar las habilidades de los trabajadores para reorientar su trabajo o incluso atribuirles otras responsabilidades si fuera necesario.No se trata tanto de reorganizar los puestos de trabajo para reducir costes laborales sino de ser más productivos recurriendo a soluciones cualitativas que suponen una reorganización inteligente. Y, en todo caso, valorar la oportunidad de reurrir al coaching para llevar a cabo una transformación de la empresa orientada a aprovechar todo el potencial de empleados y directivos con la implementación de una serie de pautas como las apuntadas, en este caso impartidas por un coach.