Características principales del Plan General de Contabilidad

Plan general de contabilidad

La contabilidad constituye una de las herramientas más importantes dentro de las empresas. Este sistema permite llevar un control sobre el estado actual de las cuentas de la organización y ofrece una visión global de la situación económica que vive la empresa. La necesidad de normalizar las formas de registrar y elaborar las cuentas anuales de las diversas organizaciones, tanto a nivel nacional como internacional, se provocado que el Plan General de Contabilidad se haya ido adaptando a las indicaciones establecidas en el marco de la Comunidad Europea. Este Plan General, es la normativa que define los criterios comunes que toda empresa debe cumplir, con independencia de  sus características particulares, en el territorio Español.

Características generales de la norma

  • Norma obligatoria de ámbito nacional. Es una norma nacional de carácter obligatorio. Su última modificación tuvo lugar en 2007.
  • Se inserta en la contabilidad de la Unión Europea. El PGC se ha ido adaptando a las indicaciones marcadas por la Unión Europea en materia de contabilidad, con el propósito de armonizar y estandarizar tanto el lenguaje utilizado como la forma de proceder en esta materia.
  • Abierta y Flexible. La norma propone un modelo flexible para crear y organizar el cuadro de cuentas, para que cada empresa pueda adaptarlo a sus peculiaridades. Además, contempla la posibilidad de introducir modificaciones derivadas de cambios legislativos o nuevos avances científicos en materia de contabilidad.
  • Es un documento puramente contable. El PGC no tienen en cuenta criterios de tipo fiscal, sólo aquellos de carácter económico y financiero. Esto en ocasiones puede generar conflictos, debido a contradicciones.
  • Adaptada. El PCG reconoce que existen diferentes tipos de empresas, con características y necesidades contables diferentes. Por este motivo, se han ido creando nuevas normativas que adaptan este Plan a las peculiaridades de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), por un lado,  y de las microempresas por otro. Para que las empresas se puedan acogerse a lo establecido en estos planes, deben cumplir unas características mínimas respecto a movimientos económicos y el número de trabajadores totales de la empresa.
  • Basada en principios. La norma se basa en una serie de principios contables, que toda empresa debe seguir para ofrecer una imagen fiel de su patrimonio y dar cuenta de su situación. Estos principios son:

- Empresa en funcionamiento

- Devengo

- Uniformidad

- Prudencia

- No compensación

- Importancia relativa

 

Contenido del Plan

El plan se estructura en cinco bloques, a través de los que describe el proceso que las empresas deben seguir.

  1. El Marco Conceptual de la Contabilidad. En esta primera parte, el plan indica los requisitos que se deben incluir en las cuentas anuales, los principios que rigen la contabilidad de la empresa y los criterios que se han de tener en cuenta, tanto de registro como de valoración, para garantizar el rigor y coherencia del proceso
  2. Normas de registro y valoración. En este apartado se formula el conjunto de normas y criterios que rigen el proceso y a través de las que se desarrollan los principios contables. Estas normas son de aplicación obligatoria para todas las empresas.
  3. Cuentas anuales. En esta tercera sección, el plan establece las normas de elaboración de las cuentas anuales de la empresa, donde se describen aspectos relativos a los documentos que integran las cuentas, su formulación, su estructura, el balance o los elementos que deben recoger la memoria anual de la empresa..
  4. Cuadro de cuentas. El PGC diseña un listado de títulos para elaborar el cuadro de cuentas. Este cuadro no tiene carácter obligatorio y puede ser adaptado por las empresas en función de sus necesidades. El plan estructura el cuadro de cuentas en 9 grupos, que se dividen a su vez en subgrupos, cuentas y subcuentas, todas ellas codificadas por un número y un título que define el contenido. El fin de este cuadro de cuentas es facilitar la organización y registro de las actividades económicas. Con este fin, a cada grupo le corresponde un dígito, comprendido entre el 1 y el 9, a los subgrupos dos, a las cuentas tres dígitos y a las subcuentas 4 o más dígitos, en función de las empresas.
  5. Definiciones y relaciones contables. En esta quinta y última parte del PGC se definen los grupos anteriormente enumerados y se describen las reglas y procedimientos recomendados para su aplicación.