Campaña de Hacienda contra el despido y las prejubilaciones

despido objetivo por absentismo

En los últimos meses Hacienda está centrándose en los despidos individuales de forma masiva por considerar que se pactan salidas e inflan salarios con el objetivo de no tributar. Así, al menos, lo afirman diversas fuentes implicadas en este proceso, según recoge el diario Expansión. En este tipo de inspecciones se pone el foco tanto en la improcedencia del despido como en el posible pacto, en especial si éste ha sido llevado a cabo entre trabajadores de alta cualificación, como directivos y administradores que, en realidad, mantenían una relación mercantil con la empresa.

De acuerdo con el diario económico, que afirma haber accedido a citaciones y actas de la Inspección, Hacienda vigila "sin descanso" los despidos improcedentes que no han acudido al acto de conciliación ni han sido objeto de demanda judicial, al margen de que se alegue improcedencia por parte de la empresa o del trabajador. En especial, centrándose en el vínculo que unía al trabajador con la empresa y en excenciones en el IRPF para estudiar un posible fraude. También se investiga qué parte de la indemnización exenta de tributar el impuesto de la renta puede estar hinchada con el fin de poder aplicarle la reducción por considerarse renta irregular. Según Eduardo Peñacoba, socio de Simmons & Simmons, y Alberto Santos, abogado de Deloitte, Hacienda también está cuestionando masivamente despidos de directivos y administradores.

Indemnizaciones elevadas, en el punto de mira

Según Montserrat Alonso, abogada de Sagardoy que asesora a varios trabajadores inspeccionados, las indemnizaciones de elevada cuantía cobradas por despido durante los últimos cuatro ejercicios son las más vigiladas. Están en el punto de mira a nivel individual, pero también se espera que empiecen a centrarse en pactos y bajas incentivadas en los despidos colectivos. Aunque sobre todo se investigan los despidos individuales, también se espera que el Fisco puede empezar a "investigar sobre despidos colectivos o ERE por considerarse que hay un acuerdo con cada uno de los empleados que se acogen voluntariamente" afirma Federico Durán, socio director del área laboral de Garrigues, quien atribuye la campaña a un claro "afán recaudatorio". Alonso afirma que incluso se inspeccionan indemnizaciones que superan el tope legal, se tribute por ellas no. Su misma cuantía se considera sospechosa de pacto y, en suma,  de despido fraudulento."Una indemnización alta es signo de una inspección segura", dice. Por otra parte, también se investigan "intensamente" las prejubilaciones, asegura Fermín Guardiola, socio de Baker & McKenzie.

Sanciones de hasta el 150 por ciento de la cuota

Las sanciones se suman a la incertidumbre y "inseguridad jurídica" que puedan crear este tipo de campañas en las empresas y en los mismos trabajadores, denuncia Durán. Por lo general, Hacienda se dirige al empresario y, en ocasiones, al trabajador, en cuyo caso aumenta su margen de actuación, pues la declaración del despido se hace en la declaración de la renta del año siguiente. Por último, las sanciones llegan al 150 por ciento, al considerar Hacienda que la renta obtenida por despido no es una renta exenta.