Cambios en el nuevo modelo de nómina año 2015

Cambios en el nuevo modelo de nomina  2015

Desde el pasado 12 de mayo de 2015, fecha límite establecida por el Ministerio de Empleo para la adaptación de las empresas al nuevo modelo de nómina, éstas han modificado algunos aspectos de las nóminas de sus trabajadores.

Tras un periodo de adaptación progresiva, el nuevo modelo de nómina es ya una realidad que ha supuesto una serie de cambios que no solo son formales, pues a consecuencia de la última reforma fiscal también han variado en cuando a la cantidad retenida, inferior para la mayor parte de los trabajadores por cuenta ajena.  

Una menor tributación del IRPF

En efecto, tras la reforma fiscal de 2015 las retenciones por lo general se han reducido gracias a la rebaja efectuada, si bien para conocer el tipo de retención aplicable en cada nómina y la cuantía se hace necesario hacer cálculos que pueden realizarse fácilmente a través de la herramienta online que la misma Agencia Tributaria ha habilitado. En concreto, para calcular el salario neto mensual o nómina, junto con el sueldo bruto es necesario introducir variables relacionadas con la situación personal o familiar. Por lo tanto, aunque desde el pasado 1 de enero la mayoría de declarantes del IRPF se benefician de una menor tributación, el sueldo neto variará en función de estos factores.

Los cambios formales en la nómina

Los cambios formales que podemos observar en el nuevo modelo oficial de nómina buscan dotarla de una mayor transparencia  (se incluye la base de cotización, el tipo aplicado y lo cotizado por la empresa) y aportar claridad a la hora de interpretarla, así como una mayor homogeneidad entre los países de la eurozona. Si, por un lado, esa transparencia va a suponer una mayor información para el trabajador, por otro servirá para controlar más fácilmente la legalidad como, por ejemplo, el cumplimiento de los requisitos necesarios para  una bonificación en la cotización. A diferencia del anterior modelo, en el nuevo modelo de nómina percepciones salariales distingue entre las percepciones salariales y no salariales, así como los conceptos de cada devengo. Por otro lado, en las nóminas vigentes además de constar la base de cotización y el tipo de retención correspondientes a la aportación del trabajador, también se reflejan los datos de cotización del empresario o, lo que es lo  mismo, las aportaciones que las empresas hacen a la Seguridad Social. Estos datos se añaden en un recuadro incluido al final de la nómina bajo un epígrafe que alude a la "determinación de las bases de cotización a la seguridad social y conceptos de recaudación conjunta y de la base sujeta a retención del IRPF y aportación de la empresa". Como es sabido, el empresario cotiza alrededor de un 30 por ciento más de la base reguladora del trabajador, ya que lo hace por los mismos conceptos que el trabajador y por otros distintos, como contingencias comunes (23.6%), desempleo (5.5% los indefinidos, 6.7% los temporales), formación profesional (0.6%), Fondo de Garantía Salarial (0.2%). Las nóminas, por lo tanto, incorporan más información, con lo que se gana en transparencia y claridad. El trabajador tendrá un fácil acceso a datos relevantes sobre las cotizaciones que la empresa realiza.