Beneficios e inconvenientes de un contrato de exclusividad

Beneficios e inconvenientes de un contrato de exclusividad

Como empresario puede que precises los servicios de otras personas o empresas, o que otras empresas requieran de los tuyos para un determinado fin. Imagina una empresa dedicada a la producción. En un determinado momento puede necesitar la colaboración de otras entidades para mejorar las condiciones de la empresa.  Contratar a otras empresas o autónomos para que realicen determinadas obras, gestionen sus cuentas,  se encarguen de la distribución de los productos o de su comercialización.

Para llevar a cabo esta colaboración ambas empresa tendrán que firmar un acuerdo, un contrato mercantil, en el que detallen las condiciones del contrato. En este documento aparecerán reflejadas todas las obligaciones y derechos a los que ambos se comprometen. Desde las funciones a desarrollar, el tiempo de finalización del contrato o el importe final y cómo se va a pagar. Por norma general, como trabajador empresa, podrás trabajar para varias empresas a la vez. Sin embargo, existen ciertos contratos mercantiles que por su naturaleza, pueden estar sujetos a cláusulas de exclusividad o de dedicación exclusiva. Por ejemplo, imagina que la empresa de producción quiere contratar a comerciales autónomos que vendan su mercancía. En este caso seguramente la empresa exija una cláusula de exclusividad, para que el empresario autónomo no pueda vender otros productos  o productos de su competencia directa. Pero, ¿qué es y qué supone aceptar este tipo de contratos?

El contrato de exclusividad

Es un tipo de acuerdo bilateral en el que las partes implicadas en el contrato se comprometen a no trabajar para otros, acorde a una serie de condiciones estipuladas, unos beneficios aceptados por ambos. Este contrato debe ser escrito, para que quede constancia de las disposiciones. Puedes encontrar  disposiciones en las que la empresa que presta el servicio no pueda trabajar para otras empresas o simplemente no puede desempeñar una determinada actividad para otros. Imagina a una empresa comercial que trabaje para una empresa de productos lácteos. Probablemente la empresa redacte una cláusula en el contrato de exclusividad, obligándole a no trabajar para otras empresas similares a cambio de algún tipo de compensación o compromiso. El hecho de firmar esta cláusula no les prohíbe comercializar con otros productos alimentarios, como productos cárnicos o bebidas. Toda cláusula de exclusividad en un contrato mercantil debe ser bilateral, es decir, las dos partes deben asumir compromisos y obtener beneficios. Estas cláusulas se pueden pactar tanto en contratos mercantiles, cuando se contratan los servicios de una empresa externa para realizar unas determinadas tareas, como en contratos laborales, cuando vas a contratar a un trabajador que va a formar parte de tu plantilla. Este tipo de formalidades es muy frecuente en determinados contratos mercantiles, como son los contratos de agencia y el de distribución. El motivo por el que una empresa pacta este tipo de condiciones es para asegurarse que no exista una competencia desleal y garantizar el cumplimiento de las obligaciones.

 Consecuencias del incumplimiento de la cláusula de exclusividad

Este tipo de pactos conlleva una serie de obligaciones. La violación de este acuerdo conlleva la rescisión del contrato. En ocasiones puede conllevar otro tipo de sanciones, pactadas en el contrato mercantil, acordadas previamente por las empresas implicadas.

 Beneficios e inconveniente del acuerdo de exclusividad

Antes de firmar un contrato con una acuerdo de dedicación exclusiva, debes reflexionar sobre las ventajas e inconvenientes de este tipo de acuerdos y valorar su rentabilidad. Para la empresa contratante, aceptar este compromiso, supone asegurarse que la empresa trabajadora le sea leal, no venderá los productos de su competencia directa o utilizará información de la empresa en beneficio de otros que no sea la propia empresa, protegiendo sus derechos. Para la empresa contratada supone algún tipo de compensación bien en las condiciones, que se le ofrezca la exclusividad de una zona geográfica concreta, o económicamente. Respecto a los inconvenientes, principalmente afecta a la empresa contratada, pues se compromete a no trabajar para otros, lo que puede suponer la pérdida de nuevos negocios, clientes y ganancias.