Asesoramiento a proveedores para que implanten la factura electrónica

Asesoramiento a proveedores para implantar la factura electronica

Más de 4.500 empresas proveedoras que facturan al consistorio barceloní recibirán asesoramiento gratuito para facilitarles el aprendizaje en la emisión e implantación de la factura electrónica, una iniciativa llevada a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona y Pimec, la patronal de la pyme catalana. La medida forma parte del acuerdo de colaboración firmado recientemente para la adaptación de la ciudad a la Ley 25/2013 de impulso de la factura electrónica, que también incluye la creación del registro contable de facturas. Como es sabido, a partir del 15 de enero las facturas de más de 5.000 euros emitidas por proveedoras de las administraciones públicas habrán de utilizar esta modalidad de facturación.

Sin embargo, pese a la obligación legal,  fuentes del consistorio han afirmado que no hacerlo no conllevará penalizaciones, pues estiman que los municipios deben ayudar al empresario en este periodo de transición, si bien animan a las empresas a asesorarse para implantar el nuevo sistema, ya que además tienen muchas ventajas. El asesoramiento comenzará con las 300 empresas proveedoras del consistorio que cuentan con un mayor volumen de facturación. De este modo, se logrará una cambio significativo que cambie la tendencia, actualmente bastante minoritaria. En concreto, de las 42.600 facturas de 4.540 proveedores que maneja el Ayuntamiento, a fecha de julio de 2014 tan sólo había recibido 1.600 facturas de forma digitalizada, según datos facilitados por la misma administración local.

Ayuda experta para afrontar la sucesión empresarial

El acuerdo suscrito también prevé implementar un plan destinado a evitar los conflictos familiares en las pymes, en especial para facilitar el relevo generacional, todo un desafío que a menudo pone en peligro la misma supervivencia de la empresa. No sólo por los conflictos, sino también por la falta de previsión o por los vicios a la hora de llevar a cabo es planficación tan necesaria. Barcelona y Pimec, de este modo, llevarán a cabo un programa de apoyo a la empresa familiar del que cada año podrán beneficiarse una veintena de pymes seleccionadas para recibir un asesoramiento adaptado a sus circunstancias concretas con el fin de ayudarlas a superar el difícil trance de la sucesión. Además de orientarlas durante la elaboración de un plan de sucesión para hacer compatible la impliación familiar con un entendimiento armonioso y, en suma, con una gestión más profesional. Se buscará alcanzar estos objetivos utiilzando una metología que combinará disferentes herramientas, desde la reflexión estratégica hasta la consultoría multidisciplinar y los encuentros con empresarios que puedan aportar enseñanzas de vida a los participantes. Se busca la profesionalización tanto para mejorar una gestión en el día a día como a la hora de tomar decisiones estratégicas. Una de ellas, quizá la más importante, es la sucesión, para la que hay que prepararse con la intención de poder combinar un relevo generacional exitoso que acabe dotando a la empresa de nuevas armas para mejorar para afrontar sus próximos retos. Si por un lado el 85 por ciento de las empresas españolas son negocios familiares, el 70 por ciento de ellas no sobrevive al primer cambio generacional, según datos del Instituto de Empresa Familiar. Entre otros motivos, por la complejidad que supone profesionalizar la gestión cuando los gestores o dueños también son miembros de la familia.