Aprende a identificar a una empresa de éxito

 Empresa-éxito

Saber diferenciar a una empresa exitosa de aquellas que subsisten como pueden o que tienen anunciada una muerte segura, es cuestión de destreza y práctica. Si bien no existe ninguna fórmula que garantice el éxito y, en muchas ocasiones, el triunfo pueda parecer cuestión de suerte, lo cierto es que se observan determinados factores que influyen en el éxito de todas las compañías, con independencia del sector al que se dediquen y de su tamaño. Identificar estos elementos, es clave para averiguar si una empresa va a alcanzar el éxito o no.

Antes de emprender, participar como socio o contribuir en la financiación de una pyme, es importante tener claro cuáles son estas características que definen a las empresas de éxito y averiguar si tu nuevo negocio cumple con ellas.  

Características que comparten las empresas exitosas

El éxito de una empresa viene determinado por una serie de factores. Se dice que un negocio tiene éxito cuando ha sido capaz de crear una marca referente, con una buena reputación, cuando disfruta de un buen posicionamiento dentro del mercado, es competitiva, vende sus productos o servicios sin aparente dificultad y va creciendo poco a poco. Sin embargo, no siempre las empresas que triunfan consiguen alcanzar los puestos más altos. El éxito o fracaso es relativo y depende de la ambición de la empresa, de las metas y de la misión y valores del negocio. Alcanzar el éxito requiere de un gran esfuerzo, de buenas estrategias y de mucho tiempo. Pocas empresas consiguen la fama de la noche a la mañana. No obstante, igual de complicado que lograr hacerse un hueco en el mercado y posicionarse, es mantenerse y no desvanecer tras la popularidad. Todas las empresas de éxito tienen que comenzar por una buena idea, sin embargo, éste no es el único factor que les ayudará a conseguir las metas y  subir a lo más alto. Las empresas exitosas suelen compartir, además, estas otras características:

  • Innovadoras. No se trata de tener la última tecnología, aunque los avances tecnológicos contribuyen al aumento de la productividad y favorece que las empresas sean más competitivas y eficientes. Ser innovador, creativo, conlleva ofrecer un producto o servicio novedoso en el mercado, cubrir una demanda que no está satisfecha u ofrecer un valor añadido con el que satisfacer las expectativas de los consumidores.
  • Canales de comunicación eficaces. Las empresas de éxito han desarrollado unas eficaces estrategias de comunicación tanto internas como externas. La comunicación es esencial para el buen funcionamiento de cualquier tipo de organización. Una comunicación deficitaria provoca confusiones, impide una adecuada coordinación y dificulta la puesta en marcha de las estrategias corporativas. Una eficaz comunicación, además de contribuir al correcto desarrollo de los procesos, puede convertirse en una herramienta de motivación y compromiso con la empresa, pues al compartir la información se les demuestra a  los trabajadores que forman parte del equipo.
  • Estrategias de marketing adaptadas. Toda empresa de éxito invierte dinero en estrategias de marketing adaptadas a su mercado meta, con el fin de captar nuevos clientes y fidelizar a los que ya posee. Estas organizaciones analizan y conocen a sus clientes, sus gustos, necesidades y hábitos de consumo, para realizar campañas y poner en marcha otras estrategias de venta más personalizadas.
  • Líderes capacitados. Quizá sea uno de los factores menos valorados, pero de los más importantes. Los conocimientos, habilidades y destrezas de los líderes es un elemento clave para que la empresa alcance sus objetivos. De éstos depende que los equipos estén motivados, que los profesionales sepan cuáles son sus funciones y que todos aúnan sus esfuerzos para conseguir un mismo fin, el éxito de la empresa.