Analiza el modelo de factura comercial

modelo factura comercial

Para cobrar el importe pactado en tus contratos mercantiles, deberás emitir facturas comerciales donde reflejes las operaciones de compraventa o  los servicios que has prestado. Existen diferentes tipos de facturas, pero todas ellas deben contener una serie de contenidos mínimos, que vienen establecidos por ley, para que este documento tenga validez.

¿Conoces, qué datos deben constar en tu factura comercial? ¿Sabes si tu factura cumple con los requisitos legales? ¡Analiza el modelo de factura comercial y comprueba si en tus facturas aparecen estos datos!

¿Qué datos debes reflejar en una factura comercial?

Acorde a la normativa española, los datos que debes reflejar en tu factura son:

  • Número y serie. La numeración de las facturas ha de ser correlativa dentro de cada serie. Sólo será obligatoria la utilización de las series separadas en determinados casos regulados por ley, como en el supuesto de tener diferentes establecimientos, ejercer actividades diversas o en las facturas rectificativas.
  • Fecha de expedición. No puedes olvidarte de exponer en lugar visible la fecha en la que la factura ha sido emitida.
  • Datos completos del  emisor. En la factura deben constar todos los datos fiscales de tu empresa. Para ello puedes crear un logotipo e insertarlo en tus documentos.
    • Nombre de la persona o razón social.
    • Domicilio completo de ambos. Es recomendable incluir todos los datos de contacto, dirección postal, teléfonos de contacto y correo electrónico.
    • Número de Identificación Fiscal (NIF) o Documento Nacional de Identidad (DNI), según corresponda.
  • Datos del receptor. También debes detallar todos los datos de la persona o empresa a quien va destinada la factura.
  • Concepto de factura. En el concepto debes describir los productos vendidos o servicios que has llevado a cabo y el importe total de cada uno sin impuestos. Es importante detallar claramente estos conceptos, el precio por unidad u hora y la cantidad de unidades vendidas u horas de trabajo realizadas.
  • Tipos impositivos, si procede.Detalla el tipo de IVA que le corresponde a la operación, si es de tipo superreducido (4%), reducido (10%) o general (21). En caso de que la actividad esté exenta de IVA también debes reflejarlo. Del mismo modo deberás detallar la retención correspondiente al IRPF. En el caso de aplicar algún tipo de descuento, deberás reflejar también el porcentaje del mismo.
  • Cuota tributaria que se repercuta. Debe aparecer por separado el importe total correspondiente a los tipos impositivos.
  • Importe total a pagar, ya aplicados los impuestos correspondientes.
  • Tipo de factura. En caso de ser una copia de factura, duplicado o factura proforma, debe constar en el documento.
  • Fecha de pago anticipado o en la que se llevaron a cabo las operaciones, siempre que sea diferente a la fecha de emisión de la factura.
  • Número de cuenta. En caso de que el pago se efectúe a través de un ingreso bancario, es recomendable que indiques el número de cuenta en el que deben realizar el abono.
  • Forma de pago. También puedes indicar la forma de pago y el plazo establecido para el mismo.
  • Otra información. Algunas empresas incluyen en las facturas internacionales otro tipo de información como el modo de transporte o la clasificación arancelaria.

En el caso de que realices negocios fuera de nuestras fronteras, tendrás que  expedir una factura comercial internacional, en la que deberás tener en cuenta los requisitos mínimos que, por ley, deben reflejarse en ella para que tenga validez tanto en España como en el país de destino. Puedes consultar los requisitos del país de destino en la base de datos de acceso a mercados de la Comisión Europea. Este tipo de documento es obligatorio para aplicar los derechos de aranceles al paso de las mercancías por las aduanas. Podrás emitirlo en cualquier lengua y el importe total podrá especificarse en cualquier moneda, siempre que el importe del impuesto, si procede, que se repercuta, se exprese en euros.